InicioEconomía y negociosGobierno cubano sigue tirando el dinero en saco roto: Invierten 5 millones...

Gobierno cubano sigue tirando el dinero en saco roto: Invierten 5 millones de pesos en un fábrica para procesar granos en un país donde apenas hay un poco de maíz y algo de frijoles

Otra inversión millonaria en el sector agrícola cubano sucumbió ante los efectos fatídicos del proceso de ordenamiento monetario. Recientemente se conoció que una planta para el secado, beneficio y empaque de granos de la provincia de Granma solo produce el 5% de lo planificado a más de un año de su entrada en funcionamiento.

Según un reportaje en el portal oficialista Cubadebate, la inversión agroindustrial perteneciente a la empresa estatal de Granos José Manuel Capote Sosa ascendió a cinco millones de pesos y tiene una capacidad de procesamiento anual de 18.000 toneladas, pero únicamente pudo procesar 820 toneladas de maíz de los productores locales.

De hecho, en pleno pico de la cosecha del grano (ocurrido durante los pasados meses de septiembre y octubre) poco o casi nada se vio del ir y venir de camiones, carretas y tractores llegados desde el campo hasta esa industria,.

Investigando respecto al tema, el artículo ratificó, gracias a declaraciones de directivos de la Delegación de la Agricultura provincial, que en la cosecha anterior se cultivaron unas 20.000 hectáreas de maíz por lo cual debería haberse acopiado más maíz. No se hizo, sin embargo, debido a las nuevas fichas de costo del grano y al elevado costo que alcanzaron los insumos luego de la implantación del ordenamiento monetario.

Los productores critican el alza de los precios de los insumos para trabajar la tierra. Manuel Garcés Rosales, campesino con más de 30 años dedicados a la plantación del maíz, admitió que desde el 1ro de enero de este año todo ha sido más caro y difícil de conseguir, por lo que no puede vender a los precios fijados por el Estado si quiere que le salgan las cuentas.

“El combustible hay que comprarlo directo en el CUPET o preparar la tierra con bueyes, un servicio que ha ido subiendo también. A esa situación hay que añadirle los elevados precios de los insumos; es decir, que el problema no es el pago del maíz, sino bajar el precio de los servicios y sobre todo el de los fertilizantes, y los herbicidas, muchos de los cuales han elevado hasta siete y más veces su valor”, alertó el productor sobre la nueva política estatal de vender los insumos en Moneda Libremente Convertible (MLC) en las tiendas de Gelma, aunque dijo estar muy agradecido con la planta.

«Hemos ido al municipio de Niquero (ubicado a más de 120 kilómetros de la planta) por solo dos toneladas de maíz, o a Pilón (más de 200 kilómetros) por apenas 13 quintales, con el consecuente gasto de combustible que eso genera, porque nos llaman diciendo que tienen, por ejemplo, 20 toneladas del grano, y cuando nuestro carro llega ya le han ofrecido un pago más tentador, de mil o 1 500 pesos el quintal, y han vendido la mayor parte de esa producción», dijo a la prensa oficialista el director de la fábrica, Ángel Tamayo Yero.

La pieza periodística comentó que, de cara a solucionar la situación, “es preciso organizar mejor y con prontitud el proceso de siembra y cosecha del maíz, así como ajustar los eslabones sueltos de una cadena productiva y de comercialización en la que cada grano cuenta para oxigenar la economía del país y sustituir importaciones”.

No mencionó, sin embargo, que en tanto el Estado monopolice la economía, la situación de la agricultura continuará en las mismas condiciones, pues está demostrado científicamente que la planificación centralizada comunista no funciona.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas