InicioActualidad¿Cómo haría Nitza Villapol en la Cuba de hoy y con la...

¿Cómo haría Nitza Villapol en la Cuba de hoy y con la crisis actual para sacar adelante Cocina al minuto?

Sin dudas, una curiosa pregunta para todo el que recuerda este celebre programa sería: ¿Cómo haría Nitza Villapol en la Cuba de hoy y con la crisis actual para sacar adelante Cocina al minuto? Aún perdura en la memoria de quienes vieron a Nitza en pleno Período Especial arreglárselas de manera casi mágica para elaborar y recomendar recetas culinarias a la familia cubana, en medio de una profunda crisis económica que adolecía a los cubanos y provocaban que madres y abuelas tuviesen que hacer malabares para garantizar un plato de comida en la mesa. Todo, hasta que para 1993 desde la dirección de la televisión se decide cancelar el programa.

La interrogante surge cuando, con la idea de rememorar los 70 años de uno de los espacios más celebres de la pequeña pantalla, la televisión cubana transmite un spot emitido por primera vez en 1951 a través de Unión Radio TV.

No es un secreto que, a pesar de intercalados momentos que han aliviado la situación del país, Cuba aun no consigue escapar de la crisis económica en que se encuentra sumergida desde los años 90, crisis que se ha dejado sentir fuertemente en las economías de las familias cubanas y los sueños de todo un país.

En el mencionado spot que muestra a la maestra en pleno ejercicio del arte culinario se hace difícil no pensar cómo se las arreglaría en la actualidad, cuando la situación que enfrenta al país se asemeja tanto a la vivida a finales del siglo XX e incluso donde algunos se aventuran a asegurar que es incluso peor. Probablemente su destreza le permitiría elaborar algún plato que mediante ingredientes y recetas improvisadas brindara alternativas al televidente cubano a la hora de cocinar; pero es seguro que se le haría altamente difícil desarrollar su programa en medio de este contexto de escasez y necesidad que enfrentan los cubanos día a día y que le afecta en la gran mayoría de los aspectos de la cotidianidad, no solo en lo relacionado con el tema de la alimentación.

Nitza Villapol, nacida en la ciudad de New York, Estados Unidos en el año 1923, sus padres eran cubanos emigrados a territorio norteamericano; para 1935 su familia regresa a Cuba. Más adelante se convierte en doctora en Pedagogía por la Universidad de la Habana, todo esto a la par que su inclinación por la cocina iba cada vez más en ascenso, llegando a recopilar variadas recetas.

La creciente afición por la cocina se combina con un interés por llevarla a la televisión, contactando con el por aquel entonces magnate de los medios de comunicación en la isla, Gaspar Pumarejo y expresándole su deseo por crear un programa culinario, propuesta que el magnate acepta. Fuentes cercanas a Nitza contaron que el mayor impedimento que existía para llevar a cabo tal empresa se basaba en que ella no sabía cocinar, obstáculo que encuentra solución en la incorporación al programa de Margot, quien sería en adelante su ayudante. Ambas se constituirían como un dúo de lujo en la televisión cubana durante muchísimos años, en los que durante cada entrega al pronunciar la célebre frase de “Con ustedes, Cocina al minuto, con recetas fáciles y rápidas de hacer” daba inicio a uno de los momentos de mayor preferencia y disfrute de los televidentes cubanos.

Además de sus apariciones en la televisión, Nitza se dio a la tarea de escribir varios libros de cocina como “Cocina Criolla” “Cocina al Minuto”, “Nitza Villapol”, “Cocina al minuto: Recetas tradicionales cubanas”, obras estas que incluso a día de hoy siguen siendo el manual que auxilia y apoya a muchísimos cubanos a la hora de crear platillos y acercarse a la rica historia de la cultura cubana y su vínculo con el arte de cocinar.

En el año 1998 la isla lamenta la desaparición física de la gran Nitza, a la cual después de la cancelación del programa intentaron devolver a la pantalla.

En el año 2009 su eterna compañera tras los focos, Margot, concede una entrevista al periódico Juventud Rebelde donde relata, entre grandes anécdotas, sobre el gran equipo que ambas hacían, en el que la entrevistada con sus grandes habilidades se dedicaba a la parte de la cocina y la presentadora aportaba sus extensos conocimientos sobre nutrición y dietética, constituyéndose ambas en una comunión perfecta que logró ganarse, como ningún otro espacio, la popularidad de la escena televisiva durante más de 4 décadas al aire y la permanencia para la eternidad en los recuerdos de todas las generaciones de cubanos que tuvieron la dicha de verlas y que en la actualidad perfectamente al observar el spot de la televisión pudiesen en sus mentes resonar la misma idea: ¿Cómo sería “Cocina al Minuto” en la Cuba de hoy?

 

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas