InicioActualidadEn libertad bajo fianza el 'rey de los cigarros' en Santiago de...

En libertad bajo fianza el ‘rey de los cigarros’ en Santiago de Cuba

El ex director de la Empresa de Gastronomía y Recreación de Santiago de Cuba, Leonides Sánchez Danger, fue recientemente liberado bajo fianza, en medio del proceso legal que se desarrolla en su contra por vender cigarros en el territorio de forma ilegal.

La Fiscalía fijó una fianza de 2.000 pesos cubanos (CUP), un monto irrisorio dada la gravedad de un negocio que, de acuerdo con los propios encartados, hace que circulen de forma anual en el mercado negro de la urbe entre 100 y 150 millones de pesos.

La decisión de la Fiscalía resultó inentendible para Osmany y Pepe, dos administradores a quienes les impusieron multas de 3.000 y 2.500 CUP, respectivamente, por violar el protocolo sanitario. Consideraron que la orden es «más proclive a facilitar que un delincuente de cuello blanco emigre para que no extorsione a sus jefes, que a hacer justicia y condenarlo como merece».

Por su parte, Paquita Ríos comentó que el desfalco ha afectado salarialmente a todos los trabajadores, «al punto de que el sueldo de julio lo cobramos a mediados de octubre, y todavía nos deben los de agosto y septiembre». Opinó que la excarcelación del responsable de dicho caos es injusta, teniendo en cuenta que «de las 73 unidades de la empresa, solo funcionan 15».

El pasado mayo, Sánchez Danger fue trasladado a la Prisión Provisional de Aguadores, con cargos de malversación, acaparamiento y tráfico de influencia, en los que habría incurrido al presuntamente tutelar el contrabando y la venta ilícita de cigarros.

La supuesta desmantelación de la mayor red de fraude en el municipio abarcó la detención del responsable como parte de varios operativos policiales.

En el proceso también resultaron acusados varios administradores de las tres unidades básicas económicas del Grupo Empresarial de Gastronomía (Recreación, Paraíso y Coyaba), así como otros funcionarios que participaban en la estafa.

Sánchez Danger sobornaba a los gestores de las unidades básicas con 12 cajones de 500 cajetillas de cigarros Criollos cada uno, según la información que circuló entonces. Vendiendo cada cajetilla a 30 CUP, por encima del precio oficial, esa cantidad les reportaba como mínimo 180.000 CUP, cubriendo los 60.000 CUP del Estado.

Testigos presenciales del operativo comentaron que los oficiales de la Unidad de Operaciones Especiales del Ministerio del Interior incautaron más de dos millones de pesos de la oficina de Sánchez Danger.

Paula, una de las económicas enviadas con el 60% de su salario para su casa, dejó entrever que se ha acentúa la desconfianza de los trabajadores estatales en la capacidad de la justicia para lidiar con este asunto. «Aquí nadie es bobo. Todo el mundo sabe el daño económico y humano que Leonides hizo en la empresa», dijo.

Los cigarros comercializados por BRASCUBA (H. Upmann, Monterrey, Cohiba, Populares y Hollywood) quedaron fuera de la supervisión del Gobierno a raíz de la Tarea Ordenamiento y, por tanto, también del esquema de distribución de gastronomía. La brecha permitió que Sánchez Danger simulara un control estricto en la distribución de los cigarros Criollos y Populares, a la vez entregaba a los administradores otras cifras por «debajo de la mesa» para que nadie se fijara del contrabando con los surtidos de BRASCUBA.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas