InicioActualidadDespliegue policial en La Habana y arrestos contra opositores logran apagar la...

Despliegue policial en La Habana y arrestos contra opositores logran apagar la marcha del 15 de noviembre

Detenciones de opositores y un gran despliegue policial para evitar que ciudadanos cubanos se sumen a la llamada Marcha Cívica por el cambio este 15 de noviembre lograron aplacar el intento de una nueva revuelta popular en Cuba.

Cientos de agentes, unos uniformados y otros vestidos de paisano, patrullan por las calles de La Habana, vigilan sus plazas o permanecen apostados en las esquinas en busca de cualquier movimiento sospechoso.

Muchos opositores, promotores de la manifestación y periodistas independientes denunciaron en los últimos días en redes sociales que fueron bloqueados en sus casas por agentes de la Seguridad del Estado. Varios de ellos dijeron que fueron víctimas de actos de repudio, manifestaciones de simpatizantes del gobierno usadas desde hace años para increpar a los disidentes. También denunciaron que les cortaron el Internet.

El dramaturgo Yunior García, de 39 años, fundador del grupo Archipiélago y punta de lanza de una nueva generación de disidentes cubanos impulsada por el auge de las redes sociales, seguía el lunes impedido de salir de su casa por agentes de seguridad vestidos de civil.

Su plan de salir el domingo a marchar solo con una rosa blanca en la mano, fue cancelado por agentes de seguridad que bloquearon su edificio. El gobierno acusó a la oposición de sabotear sus esfuerzos para celebrar el retorno a la normalidad tras meses de cierre en el país y las escuelas debido al pandemia del coronavirus.

El domingo, con el acceso a su calle bloqueado por un autobús, a los policías se sumaron decenas de partidarios del régimen comunista, grupos de personas convocadas por el partido que no dudan en increpar e intimidar a quienes consideran un peligro para la Revolución. Se les ha visto estos días protestando delante de viviendas de disidentes y discutiendo a veces con simpatizantes de la oposición, al menos dos de ellos fueron detenidos el domingo.

Las autoridades, que este mismo día han celebrado el regreso de los niños a la escuela y del turismo a la isla, consideran que se trata de una maniobra de Estados Unidos y prohibieron la marcha, además de amenazar con duras represalias contra quienes la secundaran.

“Así amanece Cuba el 15 de noviembre, con más de 700.000 pioneros [alumnos] en las aulas, recibiendo amigos, familiares y turistas, reactivando el quehacer productivo, disminuyendo los casos de COVID”, dijo el presidente Miguel Díaz-Canel en Twitter.

El mandatario denunció el domingo la intención de “subvertir el orden interno” y “campañas mediáticas contra Cuba”, prometiendo que “Cuba va a vivir en paz”. El lunes varios funcionarios postearon en redes sociales fotos de las calles de la isla asegurando que reina la calma. “Cuba continuará siendo un destino de turismo de paz”, afirmó el primer ministro, Manuel Marrero, durante una ceremonia por la reapertura al turismo internacional.

 

 

Salir de la versión móvil