InicioActualidadLa esposa de Yunior García sale en su defensa tras las fuertes...

La esposa de Yunior García sale en su defensa tras las fuertes criticas recibidas por viajar a España: «Seamos libres y después luchemos por la libertad»

Dayana Prieto, productora y esposa del dramaturgo y principal líder opositor cubano del momento, Yunior García Aguilera, quiso responder a las graves críticas que le han sido propinadas a la pareja desde que decidieron instalarse en España por un tiempo, pidiendo que primero «seamos libres y después luchemos por la libertad».

La joven activista escribió en su muro de Facebook este sábado un mensaje a aquellos que «hoy van por ahí rasgando vestiduras ajenas, condenando y creyéndose infalibles». Quiso entonces dejar claro su criterio sobre su autoexilio.

Comenzó alegando que «algunos exigen que el ser humano se separe del activista político, o como han dicho también, que un líder debe actuar desde la frivolidad y no desde los sentimientos más genuinos»; por lo que cuestionó: «¿Eso es posible? ¿Es eso lo que quieren? ¿Se sienten bien replicando los actos de repudio? ¿Jugar a ser Dios les alimenta el ego?»

En su defensa, también se preguntó qué sería preferible: «¿un dictador duro, sin flojeras? ¿Un activista político sin sentimientos de humanismo, sin principios éticos y morales que empiezan desde la protección a la familia? ¿Un líder sin responsabilidad ni compromisos universales con la paz y el diálogo fraterno? ¿Un fracasado sin amor propio dispuesto a morir y que otros mueran en enfrentamientos de vecinos contra vecinos? ¿Un represor que no transmita emociones cuando le habla a su pueblo? ¿Que transmita poder, firmeza, que muestre su ejército para que sepan lo valiente que es? ¿Un egocéntrico que desaparezca todo lo que pueda iluminar el pensamiento individual de cada cubano y los condene a vivir en las pequeñas parcelas de las miserias humanas?»

La productora, como respuesta a sus propias interrogantes, afirmó que «si es todo eso lo que quieren algunos, pues déjenme decirles que ya lo tienen».

Aseveró además que hace 62 años que en la isla hay personas «gobernando la granja», por lo que aconsejó a aquellos que la critican que «disfruten entonces y aclamen a sus jefes, que deben estar muy felices de escucharlos y ver como algunos cubanos matan su propia voluntad de ser libres porque, tristemente, no pueden apartarse de la impiedad».

Precisó que su «tránsito por este proceso es exactamente desde la filantropía» y que se halla «totalmente en contra de todo eso que algunos están exigiendo».

La activista insistió en que su interés es abogar en «favor de los derechos humanos primordiales que nos deben ser devueltos a los cubanos, incluyendo el derecho del libre albedrío».

Pidió también a esos que los condenan que se «abracen, besen, y refúgiense en seres humanos y no en estatuas magnificadas. Y entre beso y beso sigamos haciendo el amor y no la guerra».

Reiteró que ellos necesitan curarse «de la ira que habita las almas humilladas y no muestren tanta fragilidad».

Concluyó su comunicado: «Levántense, cubanos de bien y dejen por debajo las maldades, el morbo, las aberraciones. Escuchen y practiquen un lenguaje nuevo. Desconecten el suero que nos ponen al nacer con concentrados ideológicos, porque los está matando a todos. A unos por reacciones adversas y a otros por sobredosis. ¡Seamos libres y después luchemos por la libertad!»

Este, su primer pronunciamiento tras su repentina salida de Cuba, recibió decenas de comentarios de apoyo y de bendiciones por las decisiones que la pareja de activistas ha tomado.

Sin embargo, no fueron pocos los seguidores y allegados que además de reiterar su incondicional cariño y respaldo, señalaron que para ellos fue una gran decepción escuchar la noticia de su huida.

David Martínez Espinosa, actor y miembro de Archipiélago, expresó: «Esto es sólo la perspectiva de una persona que le ofrece apoyo emocional a Yunior. Aquí hubo una convocatoria y un representante que se extrajo por sí mismo. Los sentimientos de esperanza que él mismo cultivó se atropellaron una vez más. Somos cubanos acostumbrados a sufrir decepciones. Ésta es sólo una más».

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas