viernes, noviembre 26, 2021
InicioActualidadEl 2021 tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los...

El 2021 tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los más funestos para las familias cubanas en las últimas décadas

Las familias cubanas se las están viendo negras para sobrevivir en medio de la pandemia del coronavirus y la grave crisis económica que vive el país.

Ximena, una cuentapropista habanera que solía dedicarse al alquiler de una habitación para turistas extranjeros, asegura que los pocos visitantes con los que ha mantenido el contacto en los últimos 2 años siempre le preguntan cómo el cubano de a pie puede sobrellevar esta durísima situación, y ella siempre les responde: «Inventando, supongo».

Cuenta que ellos le comentan que «en sus países no ha faltado la comida, ni las medicinas, ni los nasobucos», a lo que ella les comenta que «para mi familia este 2021 ha sido funesto. Si no fuera por los ahorros que tenía, nos hubiéramos muerto de hambre».

La mujer explica que su familia estaba reuniendo para poder mejorar sus condiciones de vida y ampliar su vivienda o mudarse a una más grande, pues son 5 miembros residiendo en solo 2 habitaciones, «pero hemos tenido que gastar esos ahorros en sobrevivir», lamenta.

Sin embargo, alega que ella y su familia son conocidos como «los pudientes» en su barrio del periférico reparto de Alamar (Habana del Este), porque, a pesar de todo, han podido soportar la crisis mejor que el resto de sus vecinos.

Ximena es, junto a otros más de 600.000 cubanos, propietaria de una licencia de trabajadora del sector privado. Muchos de ellos tuvieron que entregar este permiso temporalmente debido a no poder operar, como consecuencia de la llegada de la pandemia, perdiendo así su única fuente de ingresos.

Lucas Roberto es otro habanero que está haciendo malabares para soportar a su esposa, ama de casa, y a su hija con su salario de unos 4.000 pesos como ingeniero naval.

Vive en un barrio considerado como «marginal» en el municipio 10 de Octubre, y su fé y devoción por Jesucristo lo han mantenido alejado de la ilegalidades y le han permitido salir adelante. No cuenta con fondos para montar un negocio propio y no tiene familiares en el exterior que le envíen remesas.

Alega que no tiene idea de cómo logran vivir sus vecinos, los que venden lo que pueden y operan de coleros para soportar hogares que se caen literalmente a pedazos.

Su esposa declara que en su refrigerador solo cuenta con 3 postas de pollo y unos huevos, que reservan para su hija, por lo que ambos padres llevan 2 semanas sin comer un plato fuerte.

Aunque se suponía que la entrega gratuita de módulos de víveres y demás productos de primera necesidad (luego de sucedidas las protestas antigubernamentales del 11J) durara hasta el mes de diciembre, la realidad es que los donativos se distribuyeron por un par de meses nada más.

Lucas Roberto insiste en que en vez de repartir más comida en las bodegas para liberar las tensiones económicas y políticas, han habido más problemas con la venta de otros alimentos, como la leche, el pollo y las compotas (algo que afecta fundamentalmente a la alimentación de niños, embarazadas y enfermos).

No obstante, otra de las medidas estatales temporales post 11J ha salvado a muchas familias de morir de hambre: la entrega de libretas de abastecimiento a cubanos que se habían mudado de forma irregular hacia otra provincia (fenómeno migratorio que ocurre principalmente hacia la capital del país). La validez de esta disposición durará hasta el 31 de diciembre de 2022.

Yordanis, un guantanamero que vive desde hace 2 años ilegalmente en la zona rural-industrial de Berroa (Habana del Este), ha podido recibir gracias a esta medida los escasos alimentos que distribuye el Estado a través del sistema de racionamiento.

Sin embargo, él y los residentes de su comunidad continúan habitando hogares improvisados, con servicios de agua, gas y electricidad 5 veces más caros y autogestionados, y sin poder trabajar para el Estado o en centros laborales lícitos.

Yordanis malvive con lo que logra reunir en trabajos menores, como chapear patios y jardines o hacer mandados.

Cuando este fatídico año se está acabando, muchos son los cubanos que temen que el 2022 sea aún peor.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas