domingo, enero 23, 2022
InicioActualidadCuba presume de vacunas, pero los cubanos no tienen medicinas para curar...

Cuba presume de vacunas, pero los cubanos no tienen medicinas para curar la sarna

El más novedoso centro biotecnológico de Cuba, inaugurado hace unas 3 semanas con tecnología de punta en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, es el encargado de producir la vacunas cubanas contra el coronavirus dedicadas a la exportación y demás sofisticados medicamentos para el mismo propósito.

El cinturón económico que rodea al puerto occidental está rodeado por una autopista de 6 carriles y una doble vía ferroviaria, por donde además se construyen varias empresas de gestión estatal e inversión extranjera.

El conglomerado empresarial-militar GAESA es el propietario de toda la zona, el que se nutre básicamente de las remesas enviadas por emigrados cubanos a su familia en la isla.

Las instalaciones del nuevo CIGB-Mariel cuenta con Internet de alta velocidad, un centro de negocios, vías recién asfaltadas, etc; mientras que el resto del país se cae a trozos sin expectativa de restauración.

Una de sus trabajadoras, Mariam, quien es licenciada en bioquímica, contó que allí tienen excelentes condiciones laborales, con «equipamiento ultramoderno y la alimentación de los científicos es balanceada y de calidad. Mi salario ronda los 15.000 pesos. (…) También nos venden cajas de pollo, carne de res y otros alimentos a precios accesibles. Para lo mala que está la situación del país, no me puedo quejar».

Agregó: «Ya están garantizadas las vacunas de refuerzo contra el COVID para toda la población. Se comenzará a investigar si nuestras vacunas son efectivas contra la nueva variante ómicron. Y se espera exportar millones de dosis a las naciones que las necesiten».

El escenario nacional es tan surrealista que el país fabrica millones de vacunas contra el coronavirus al día y edifica hoteles de lujo para turistas extranjeros, mientras la población sufre y hasta muere por enfermedades prevenibles, y es constantemente evacuada hacia albergues por peligros de derrumbe en sus ruinosos y abandonados edificios.

Julio, un habanero jubilado de 76 años de edad, hace varios meses que no logra comprar el medicamento necesario para controlar su diabetes.

El anciano lamentó: «El medicamento que uso lo venden en la calle a 500 pesos. Mi esposa, que es hipertensa y asmática, tiene que hacer una cola de varias horas cuando en la farmacia entra enalapril o salbutamol en spray. Y casi nunca alcanza, a pesar de tener tarjetón [tarjeta para registrar los medicamentos recetados]. Cuando se descompensa de la presión tengo que correr con ella pa’l cuerpo de guardia. La gente vende la enalapril en 300 o 400 pesos. Y lo que recibimos como jubilados, 3.700 pesos entre los dos, no alcanza ni para comprar frutas durante un mes. A pesar de mis achaques, tengo que vender jabas de nailon y hacer colas por encargo en las tiendas por dólares para ganarme unos pesos extras. Es increíble cómo esta gente (el régimen) alardea de producir vacunas anti-COVID, tener centros de biotecnología del primer mundo y la gente en la calle no tiene ni aspirina».

Mientras, la escabiosis se propaga como una epidemia por toda la isla. Misleydis, una ama de casa cuya familia entera ha sufrido la también llamada «sarna», declaró: «Un tubito de permetrina nos costó 900 pesos en el mercado negro. Imagínate, por falta de detergente lavamos la ropa, sábanas y toallas cada dos semanas. Era tanta la picazón que uno de mis hijos tiene las pústulas en la piel aún sin curar. Tanto bla, bla, bla y querer tirarse el peo más alto que nadie, creyendo que son una potencia médica, y son incapaces de producir medicamentos básicos».

Por su parte, la directora de operaciones y tecnología de la industria farmacéutica cubana (BioCubaFarma), Rita María García Almaguer, reconoció a la prensa oficialista cubana que «desde 2016 hasta le fecha hemos tenido un período muy difícil para garantizar el abastecimiento de 801 medicamentos del Cuadro Básico, 505 de los cuales son producidos en el país y el resto importado fundamentalmente de China, India y países europeos».

Como justificación, la funcionaria explicó que «más del 85% de los recursos que empleamos en la producción de los medicamentos son importados. La falta de financiamiento oportuno para pagar a los proveedores con los que mantenemos negociaciones para adquirir materias primas, envases e insumos trajo como consecuencia la falta y baja cobertura de determinados medicamentos en el país».

La jefa del Departamento de Planificación y Análisis de Medicamentos, Reactivos y Farmacoepidemiología, Dra. Cristina Lara Bastanzuri, aclaró que los diuréticos y los antihipertensivos entran en la amplia lista de fármacos contemplados en la tarjeta de control que han sufrido graves afectaciones.

Precisó: «Ello significa que alrededor de 1,2 millones de cubanos tuvieron dificultades en su tratamiento con estos fármacos».

Nuria, quien se desempeña como administradora de una farmacia, detalló que también son escasos «los antibióticos, ansiolíticos, cremas dermatológicas, calmantes y hasta la vitamina C. Es precisamente ese déficit el que ha generado un negocio muy lucrativo de compra y venta de medicinas en el mercado negro».

Justamente, grupos de ventas y canjes de WhatsApp listan las dosis de antibióticos de última generación en entre los 2.500 y los 5.000 pesos, precios incosteables si se toma en cuenta que el salario mínimo en el país es de 2.100 pesos.

Una doctora habanera aseguró que ni siquiera en los centros hospitalarios cubanos se pueden adquirir ciertos medicamentos para tratamientos sensibles, alegando: «A veces consigues algunos haciendo trueques con los pacientes. Un amigo de una prima mía que vive en Miami me prometió regalarme vitamina C. Mi prima me quiere enviar medicinas desde allá, pero cobran un ojo de la cara para hacértelas llegar a Cuba».

Las colas de personas esperando por días y semanas frente a las farmacias (en espera de que arribe el camión con el surtido de medicamentos) son agonizantes. Esos cubanos se ven obligados a faltar al trabajo y a descuidar otras actividades para esperar por los fármacos, sin garantía de poder comprarlos.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas