domingo, enero 23, 2022
InicioActualidadTiendas en MLC, la nueva brecha de la corrupción en Cuba entre...

Tiendas en MLC, la nueva brecha de la corrupción en Cuba entre acaparadores y revendedores

Yasser, cubano que lleva poco más de 3 meses en Moscú, trabaja en «diversos negocios» irregulares desde su llegada porque como no ha logrado obtener la residencia en ese país, no puede acceder a trabajos legales y bien remunerados; por lo que mientras se desempeña como «anunciante», una labor que tiene el mayor mercado dentro de Cuba.

Cuenta que esta actividad depende de una conectividad constante y estable a Internet, y cuyos responsables se dedican a colgar anuncios en redes sociales de venta de mercancías varias, cuyos propietarios no desean o no pueden revelar su identidad, pues la mayoría de los artículos son escasos de tiendas estatales cubanas que operan en Moneda Libremente Convertible (MLC).

Los «anunciantes» no son más que parte del complejo engranaje que conecta toda una red mafiosa de acaparamiento y reventa desproporcionada de la poquísima oferta que el Estado cubano expende en estos establecimientos comerciales en divisas extranjeras. Este sistema está conformado tanto por los «coleros» como por los «contactos» que intermedian entre la tienda y el cliente, y hasta por los «chóferes».

Los «anunciantes» suelen ser cubanos recientemente radicados en el exterior, pues aún están en contacto con la durísima situación que se vive en la isla actualmente y con estos sistemas de corrupción, cuya aparición data de hace no más de 3 años. Su residencia en el extranjero facilita que aunque sus identidades sean públicas, no se arriesguen a tener problemas con la policía cubana.

Silvia, quien era cajera de la cadena TRD Caribe hasta hace un año (cuando se jubiló), confesó: «En mi tiempo había muchas maneras de ganar dinero. (…)Desde las propinas que te dejaba la gente, aunque no eran muchas, hasta la reposición de mercancías, ya fueran perfumes o bebidas adulterados, o productos que otras cadenas vendían más baratos. También nos buscábamos dinero avisando a los revendedores y cuentapropistas cuando íbamos a sacar alguna mercancía de gran demanda».

La corrupción ha encontrado la forma de evolucionar, en poco más de un año, para adaptarse a las nuevas estrategias gubernamentales, las cuales persiguen, en esencia, mantener las divisas dentro del sistema bancario del Estado y eliminar su circulación en el mercado negro.

Conrado, residente en Alamar, contó que hace un mes adquirió una puerta plegable en 10.000 pesos, y dijo estar consciente de que fue una compra muy cara, pero aseguró que prefiere evitarse la cola y el monto del transporte de esta forma.

Otra vecina de Alamar comentó que estuvo siete horas esperando para comprar un refrigerador en una cola de no más de 20 personas. «A pesar de que se trata de un edificio enorme, no dejan entrar a más de diez personas a la vez, con la justificación de la pandemia, pero yo creo que lo que están haciendo es ralentizar la venta a propósito para poder vender los equipos por la izquierda», razonó.

«La gente tiene necesidad. No solo de cubrir sus miserias, sino de prosperar, aunque sea ilegalmente. Y si cogen a una banda, otra surgirá», consideró Conrado, contando con que el Gobierno cubano, dicho por el presidente Miguel Díaz-Canel, opina que la corrupción es el «principal enemigo de la Revolución».


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas