InicioActualidadDíaz-Canel recorre Cienfuegos luciendo su Adidas revolucionario

Díaz-Canel recorre Cienfuegos luciendo su Adidas revolucionario

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, gobernante cubano, vistió una chaqueta deportiva Adidas durante una reciente visita a Cumanayagua, Cienfuegos. Tal parece otro vano intento de asemejarse al fallecido Fidel Castro.

Y es que solo consiguió añadir argumentos a quienes resaltan su vida de nuevo rico, con pretendida sencillez, pero luciendo chaqueta deportiva Adidas, habitando palacete en Miramar y viajando en BMW blindado.

Superficialidad e inconsistencia son los únicos valores que transmite el presidente comunista cuando usa prendas de una marca símbolo del capitalismo, además de que restriega en la cara de los cubanos de a pie que estos nunca podrán permitirse un artículo de tal naturaleza con sus salarios estatales.

Por otra parte, se sumó a la retahíla de memes y burlas que ya se hacían respecto al empleo de este tipo de prenda de entrenamiento deportivo como abrigo ligero, algo que hicieron Fidel y Chávez previamente, y que también hs asumido Nicolás Maduro como estilo personal heredado.

Si bien es cierto que Díaz-Canel proclama su administración como una continuidad de la forma de dirigir el país que llevaban a cabo Raúl y Fidel, debería asumir la sensatez como política, trazando nuevas vías, estilos, etapas, tanto para la isla como para su gobierno y su imagen.

El mismo Raúl Castro eventualmente abandonó su intención de reemplazar, en un nivel simbólico, a su antecesor, comprendiendo que Fidel era insustituible.

Un presidente debe mirar siempre al futuro y nunca al pasado, excepto para no repetir errores, pues quien imita fracasa, especialmente porque la autoridad y el carisma no se heredan ni se designan a dedo.

Es más: Rogelio Polanco debería velar  mejor por las apariciones públicas del mandatario y buscar un estilista que sepa vestir a Diaz-Canel y a  la primera dama con el encanto y la sobriedad del buen gusto, dejando atrás fantasmas queno vale traer a colación.