jueves, enero 27, 2022
InicioActualidadDiario oficialista Granma reconoce que la inflación de los precios en Cuba...

Diario oficialista Granma reconoce que la inflación de los precios en Cuba se ha convertido en un problema «alarmante»

El diario oficialista Granma publicó recientemente un artículo titulado «¿Cómo se infla la inflación?», que lejos de dar explicaciones y resolver dudas, solo constituye una forma más de que el Gobierno cubano culpe a otros por los errores que resultan de su incapacidad, incompetencia e ilógico comportamiento.

Con una de las tasas de inflación más elevadas del mundo, la administración de Miguel Díaz-Canel ha dado «continuidad», en efecto, a los mismos deficientes mecanismos que han logrado que Cuba ostente una pobreza destacable.

El artículo, después de los típicos rodeos descriptivos y la consecución de un sinfín de justificaciones, terminó asumiendo que la inflación actual cubana es un fenómeno alarmante.

En el texto se destacan las tasas de inflación que el ex jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, Marino Murillo Jorge, reconoció hace poco en una reunión gubernamental (como la del mercado informal en 6.900% y por parte de las entidades estatales en un 222%), pero no se citó la del IPC en un 66,3% hasta el mes de octubre (que influye directamente en los precios del transporte y de los alimentos).

Uno de los principales causantes de esta crisis casi que sin precedentes es, sin duda alguna, la estatal Tarea Ordenamiento, una reforma que era tan ambiciosa como ilógica, contradictoria e ineficiente, la que sólo ha sido implantada y continuada por empecinamiento gubernamental.

El incremento salarial resultó ser en vano y ahora el poder adquisitivo de la población no para de decaer. Efectivamente, la realidad terminó siendo muy distinta a la pronosticada en los diseños originales de la reforma.

No se cumplió con las previsiones de aumento de ingresos o de déficit de oferta, pero los costos sí se dispararon y mucho más de lo previsto, con una devaluación del Peso Cubano (CUP) del 2.300% y una economía aún paralizada.

Los primeros en superar los límites planificados fueron los precios en el sector estatal, con las tarifas eléctricas, de agua, de gas y demás servicios públicos. Se anunció que las medidas habían sido «rectificadas», pero todo siguió con total naturalidad, implantando disposiciones dañinas y relajando las ya impuestas que habían causado mayor conmoción popular (lo que solo conllevó a más gastos gubernamentales).

El PIB cubano cayó en un 13,9% durante el primer trimestre del año, y solo se ha recuperado en un 9,3% hasta el momento, lo que significa que la economía cubana ya tiene menor poder de rebote. Mientras, el único responsabilizado ha sido Murillo, quien fue separado de sus funciones políticas y fue enviado a dirigir Tabacuba.

Entonces, la respuesta para luchar contra la inflación la tiene el Gobierno, empezando por poner fin al descontrol monetario, que se origina en la financiación de las cuentas públicas, lo que ha provocado que Cuba tenga un 120% del PIB en forma de oferta monetaria. Resulta vital que dicho exceso de liquidez sea corregido, en aras de que no se siga alimentando la inflación.

Después, viene la etapa productiva, que debe ser más eficiente y eficaz, y ningún sector se queda atrás, pues se deben producir más alimentos, manufacturas, bienes intermedios, viviendas, servicios, etc. Y puede que el encarecimiento de las materias primas haya sido uno de los factores que influyó en la generación del proceso inflacionista, pero los cubanos se encuentran en este momento con una significativa pérdida de su poder adquisitivo.

El tipo de cambio también ha sido un gran problema en esta situación, con la fallida devaluación del peso como parte en la Tarea Ordenamiento. A fin de cuentas, el objetivo de unificación monetaria se ha pervertido, sustituyendo la circulación del peso y el CUC por la del peso y la Moneda Libremente Convertible (MLC). Esta divisa solo agudizó las diferencias sociales, obligando a los cubanos que no tienen acceso a ella a dejar sus sueldos y más en productos revendidos.

Pero, la inflación existe porque las autoridades insisten en trabar la economía, en gestionar de manera nefasta la política económica, en fragmentar el territorio comercial en vez de construir un gran mercado nacional para que todos los agentes económicos logren sus economías de escala.

Si no existe un equilibrio entre la oferta y la demanda, satisfaciendo las necesidades por medio de un intercambio beneficioso para todos, algo que Cuba no puede proveer, el asunto no va a mejorar.

Asimismo, Granma alegó que controlar los precios no resulta sencillo en el contexto actual, con la constante justificación del embargo estadounidense como determinante negativo para el desarrollo económico. Con la aplicación de reformas estructurales, matarían dos pájaros de un tiro. Lo que sí no va a resolver este panorama es la incesante persecución, auditoría, vigilancia, control y represión a los actores económicos.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas