InicioActualidadGobierno cubano reconoce que ha perdido la cuarta parte del ganado vacuno...

Gobierno cubano reconoce que ha perdido la cuarta parte del ganado vacuno del país en los últimos 35 años

El reconocido economista cubano en el exilio, Pedro Monreal, ha retornado al énfasis en la devastadora crisis ganadera que sufre la isla desde hace décadas, guiándose por las estadísticas publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) de Cuba.

Estas cifras indican que la masa ganadera vacuna en la isla ha decaído gradualmente en los últimos 35 años, excepto en el breve período 2006-2014.

Justamente, hubo un decrecimiento del 10,2% en la cantidad total de cabezas de ganado desde entonces hasta septiembre de este 2021.

Cuba tenía 5.019.500 reses en el año 1985, y para el pasado septiembre solo tenía 3.712.300, lo que significa que se ha perdido un cuarto del rebaño bovino. Si se toma en cuenta que el país contaba con 7,2 millones de cabezas en 1967, pronto se llegará a tener solo la mitad de esa cifra, de seguir el patrón descendente.

El experto explicó en el pasado mes de mayo que el Acuerdo 35 del Consejo de Ministros y la Resolución 137 del Ministerio de Agricultura, resoluciones referentes a la carne y a la leche de vaca, tienen «una concepción de precio que continúa ‘trabando’ el funcionamiento del mercado».

La misma prensa oficialista cubana ha admitido que la ganadería nacional lleva décadas estancada en una crisis que afecta profundamente la producción de derivados del animal.

Con el fin de avivar la producción nacional de estos alimentos, las autoridades cubanas comenzaron a autorizar la venta de carne de res por parte de ganaderos, algo que lleva penado con severas multas y años de cárcel por muchísimos años. Se aprobó además el autoconsumo de carne bovina, siempre y cuando esos productores hayan cumplido con sus compromisos con el Estado.

No se eliminó, sin embargo, la restricción de venta única de estos productos a la empresa estatal de Acopio a precios irrisorios, los que se atrasan con frecuencia.

Las nuevas medidas no solo no despertaron demasiado interés en los ganaderos, sino que terminaron provocando mayores insatisfacciones y decepciones, protagonizadas por problemas burocráticos, escasez de recursos y atrasos habituales en los pagos.

Encima, el Gobierno cubano anunció en el mes de septiembre que el campo quedará próximamente abierto a la inversión extranjera.

Argentina, primeramente, se ha manifestado interesada en exportar tecnología y desarrollar proyectos de siembra de granos y demás ideas relacionadas con industrias agropecuarias en Cuba.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas