viernes, enero 21, 2022
InicioActualidadPolicía aprovecha la recogida de carnet en las tiendas en MLC para...

Policía aprovecha la recogida de carnet en las tiendas en MLC para dar con personas que deben multas al Estado

El cubano Duniel Orta confirmó con agentes militares encargados de organizar las colas en las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) del municipio Habana Vieja, que decenas de ciudadanos han salido del Centro Comercial Harris Brothers (HB) por estos días esposados por impagos de multas.

Orta confesó haber tenido suerte, pues la oficial del Ministerio del Interior (MININT) que estaba escaneando los carnets de identidad ese día (en función de detectar coleros y revendedores) lo dejó ir primero a pagar su multa antes de verse obligada a llamar a una patrulla de policía.

El joven se llegó a la Oficina Municipal de Cobro de Multas (OMCCM) y retornó a tiempo para no perder su turno en la cola para entrar a la tienda.

Aunque las autoridades cubanas llevan 2 años aplicando el mecanismo de detección y control de actores ilícitos en las colas (los que potencian la hiperinflación), han pasado solo unos meses desde que este incluye la búsqueda de personas con multas pendientes de pago.

Los deudores con multas duplicadas son automáticamente detenidos por la policía, para ser luego obligados a pagar o comparecer ante los tribunales.

Oficiales de la céntrica estación de Cuba y Chacón, a unas cuadras de allí, declararon que los deudores arrestados tienen 72 horas hábiles para efectuar el pago de la multa tras su liberación. Si el plazo se vence y el ciudadano no ha pagado (proceso que también puede efectuar otra persona en su nombre), se presenta la denuncia formal para su procesamiento penal.

Un Sargento de Segunda de esa, la Comandancia General de la Brigada Especializada de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), explicó: «Si tienen dinero para comprar en MLC, tienen que tener para pagar la multa. No se justifica que no lo hagan. Si realmente existe algún motivo para no haber pagado, no tienen de qué preocuparse, porque en el juicio se van a poder defender».

Nora Hierrezuelo, quien es trabajadora de la OMCCM del municipio Regla, contó que no pagar una multa impuesta por infringir las normas sanitarias durante la etapa más grave de la situación epidemiológica nacional, incurría en el delito de Incumplimiento de las obligaciones derivadas de la Comisión de Contravenciones, lo que se halla dispuesto en el artículo 170 del Código Penal.

Señaló: «Pasarían —los infractores— a disposición de un proceso penal, de competencia de los Tribunales Municipales. Con estas personas se omite el paso de notificación, la advertencia de que si no pagan van a quedar en manos de los tribunales. No es lo mismo que los multados por contravenciones, donde la autoridad competente puede usar el modo de compensación que estime. O sea, actuar de manera profiláctica o aplicar la ley al extremo».

Sin embargo, apuntó que la «vía de apremio administrativo» aplica a todos por igual.

Ángel Ramos, víctima de este sistema de arrestos por impagos, narró haber pasado la noche del 21 de noviembre en la estación policial de Zanja (Centro Habana) tras ser detenido violentamente en la espera para entrar a la tienda Rosseland; todo por deber una multa de tránsito por un total de 40 Pesos Cubanos (CUP).

Relató que cuando su carnet de identidad fue detectado como el de un deudor, él imploró que le devolvieran la documentación para irse para su casa, pero los agentes llamaron directamente a la policía y estuvo esposado dentro de la patrulla a los 15 minutos.

Continuó: «En las horas que estuve -preso- en Zanja conocí a otro muchacho que habían cogido en La Época, por una multa de 150 pesos. Es una cacería ilógica, abusiva, y sin derecho a réplica».

Los oficiales que lo detuvieron le reiteraron que «la orientación es que todo el que deba va directo al calabozo, hasta que pague lo que debe», «sin importar el motivo» de la multa.

Un agente del orden en la Plaza Carlos III explicó que se han habilitado espacios en las unidades municipales de la PNR para que los gestores designados puedan cobrar las multas.

La funcionaria que le cobró la multa a Duniel Orta reconoció que las cadenas de impagos en la ciudad están aumentando debido a la agresividad de las autoridades cubanas al aplicar la ley. No obstante, la mujer puntualizó que es importante recaudar ese dinero para el país porque «es mucho el billete que anda regado en la calle, de alguna forma tenemos que recogerlo. Son millones que nuestra oficina puede aportar a los planes del Estado».

El Decreto 14 incluyó el primer paquete de contravenciones impuesto en La Habana, en agosto de 2020, para establecer sanciones administrativas que se convirtieron en las preferenciales para escarmentar a la población, con multas de entre 150 y 500 CUP.

Un oficial de policía en la capital alegó que «fue un período donde lo importante era crear conciencia, primero educar y luego poner la multa de ser necesario. Muchos hicimos resistencia -a poner multas-, por las necesidades que pasa la mayoría de la gente».

El Decreto 31 amplió estas medidas y las extendió al resto de la isla en enero de 2021, además de ajustar los montos al nuevo escenario económico nacional (tras la implementación de la estatal Tarea Ordenamiento), con multas de 2.000 a 3.000 CUP.

Debido al real agravamiento de la crisis económica cubana en este último año, a la mayoría de los deudores ya les resulta imposible pagar una multa, pues que puede significar más que todo su salario, ya el sueldo mínimo mensual en Cuba es ahora de 2.100 CUP.

Este es el caso de Ofelia Cardoso, quien no tiene más remedio que acumular multas y temer por las consecuencias por ser una ex maestra (jubilada por peritaje médico) de 42 años que sustenta además a su hijo, el que estudia en 11no grado (segundo año de preuniversitario).

Cardoso confesó: «En cualquier momento me tocan a la puerta, sabes, para pasarme la cuenta. Pero tengo que aguantar, somos muchos en la misma situación. Además, es demasiado dinero, 6 000 pesos por una multa -duplicada- que me pusieron arbitrariamente, a la fuerza, por bajarme el nasobuco unos segundos para tomar agua después de cinco horas parada en una cola para comprar pollo».

Además, el Gobierno provincial había anunciado la posibilidad de pagar estas multas por plazos, pero no se ha llevado a la práctica.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


FuenteCubanet
Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas