lunes, enero 24, 2022
InicioEconomía y negocios¿Continuará en picada el valor del peso cubano durante los próximos meses?

¿Continuará en picada el valor del peso cubano durante los próximos meses?

La hiperinflación que ha sufrido Cuba este año, desde la implementación de la estatal y desastrosa Tarea Ordenamiento, ha sido el principal resultado del establecimiento de una tasa cambiaria fija para el Peso Cubano (CUP) y el Dólar Estadounidense (USD), lo que ha generado un complicado desbalance en la situación económica nacional y ha llevado al propio primer ministro cubano, Manuel Marrero Cruz, a reconocer que se debe «recuperar el poder del peso cubano».

Al principio se asumió que el Banco Central de Cuba (BCC) se encontraba en la posición de poder comprar y vender todas las divisas necesarias para mantener el valor fijado para estas monedas, pero no fue así, pues no pudo intervenir para atender los excesos de oferta o demanda, por lo que emanó un mercado informal que lo supliera.

Las distorsiones provocadas por las diferencias de precios para estas divisas causaron mayores problemas que únicamente agudizaron la situación originada por los 2 años sin turismo, exportaciones y remesas, y con inversiones y nulas posibilidades de financiación por culpa de los repetidos impagos a acreedores internacionales.

Y es que el tipo de cambio fijado estuvo motivado por intereses políticos del régimen cubano.

El insostenible sistema cambiario dispuesto ocasionó el abandono de la paridad cambiaria oficial y la interrupción de operaciones en las CADECA.

No solo la económica ha entrado en crisis, sino la política también, pues de forma estrechamente vinculada, ambas esferas se han visto marcadas por una fatídica consecución de calamidades administrativas que han llevado a la especulación popular a estancarse en la idea del fin del comunismo como modelo social primario en Cuba.

La actuación de los dirigentes cubanos ha generado una profunda desconfianza tanto en el pueblo como en la comunidad internacional.

La caótica Tarea Ordenamiento se hizo vigente el 1ro de enero de 2021, con la fijación de la tasa cambiaria de 1×24 entre el USD y el CUP (que entrañó una devaluación de un 2.300%).

De repente, la tenencia de divisas extranjeras se convirtió en un factor fundamental para la garantía de un desarrollo notable en las condiciones de vida de los ciudadanos.

Todos estos problemas han hecho que el BCC perdiera todo tipo de control sobre la oferta de dinero, conservando su incapacidad de ejercer como autoridad monetaria sin autonomía o independencia del régimen.

Todo el 2021 ha estado marcado por una economía que se ha visto sometida a una expansión monetaria que ha elevado el porcentaje del indicador M2 (oferta monetaria amplia) a más del 120% del PIB.

Apareció entonces el fenómeno de la inflación en espiral en un 66,7% a finales de octubre.

El CUP se hundió en los mercados informales por una presencia de demanda sostenida de divisas extranjeras para costear compras en el mercado interior, que constituyen las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC).

Por todo esto, la política monetaria establecida en el país ha sido inefectiva, manteniendo una política fiscal expansiva que ha logrado elevar el déficit por encima del 20% del PIB.

Sería preferible adoptar un sistema de tipo de cambio flexible para que la economía cubana lograra recuperarse de este bache en 2022, pero la depreciación existente no alcanzará a compensar los efectos recesivos de la economía de no ser así.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas