InicioActualidadCubanos piden al Gobierno que reparta carne y no botellas de ron...

Cubanos piden al Gobierno que reparta carne y no botellas de ron por fin de año

Un anciano anda pregoneaba la venta de ron y cigarros en la céntrica calle Reina de Centro Habana, y cuando un joven transeúnte se le acercó interesado, el hombre le precisó que comercializaba la botella de ron a 600 Pesos Cubanos (CUP) y la caja de cigarros a 100 CUP, agregando que se trataba de los mismos productos que el Estado ha despachado en las bodegas locales por este fin de año (para darle confiabilidad a su oferta).

El anciano le aseguró que solo vendía estos bienes para poder sostenerse hasta el final del mes, y tal vez hasta para adquirir productos que sí consumirá con vistas a los festejos de fin de año.

La escena se ha repetido en cada rincón de la capital, pues son muchos los cubanos (y, especialmente, los jubilados) que están aprovechando la grandísima demanda de ron y cigarros en el país cercana a las fiestas (debido a la desaparición de otras bebidas alcohólicas y productos nicotínicos) para vender las cuotas normadas de estos vicios que llegan «por la libreta» (de abastecimiento).

De esta forma, cada habanero tiene el derecho de comprar en sus respectivos puntos de distribución una botella de ron (de plástico de litro y medio) por 132 CUP, y 4 cajetillas de cigarrillos marca H. Upmann, por 17,50 CUP cada una.

Como ya ha pasado con anterioridad en medio de esta severa crisis económica y de escasez, todas estas elaboraciones se están comercializando en el mercado negro por 5 o 6 veces su precio fijado.

Mientras las redes sociales y los sitios de clasificados se colman por anuncios de venta de las cuotas, usuarios que los reciben no pueden dejar de ironizar: «1,5 de ron por la bodega por fin de año para tener al pueblo anestesiado. Demasiado tarde, sigan dando coletazos».

Asimismo, el director general de venta de mercancías del Ministerio del Comercio Interior (MINCIN), Francisco Silva Herrera, explicó este lunes 20 de diciembre que se destinaron 655.000 cajas de ron para garantizar su comercialización durante las celebraciones de fechas tan señaladas.

Es cierto que la demanda de bebidas alcohólicas para los festejos es mucha, pero como la mercada por racionamiento no es de buena calidad, hay muchos vendedores improvisados que no han logrado «salir del ron», como explicó una vecina de Luyanó. La mujer contó que «nadie quiere comprarlo porque ya se sabe que es malo. Veré si sucede un milagro y consigo los ingredientes para hacer una crema de vie».

Una vez más en este 2021, la situación general en la isla evoca recuerdos del fatídico Período Especial de los años 90, cuando el ron también se tuvo que comenzar a vender de forma estrictamente controlada a cada núcleo familiar. Sin embargo, y a pesar de que los alimentos más básicos tardaban en entregarse, el ron nunca fue menos que puntual.

En tiempos de crisis, que no falte el ron, porque si se acaba «el pan» y «el circo», como dice el refrán, no hay quien detenga una nueva revolución.

Un residente en Centro Habana cuestionó al respecto: «¿Para qué tanto ron? Si en verdad quieren ayudar, que den un pedazo de carne para el 31».

La hiperinflación que se vive actualmente en Cuba, producto de la implementación de la estatal Tarea Ordenamiento, ha llegado a dejar sin opciones alimentarias a la población para el venidero 31 de diciembre.

Como el cubano hace décadas que no disimula la ilegalidad, los inspectores del régimen andan al acecho de todo el que venda su cuota. Mario, vecino de El Vedado, fue multado con 8.000 CUP por vender sus pertinentes cigarrillos.

Una controladora llegó al portal de su vivienda, donde vendía los cigarros, y le aseguró: «No puede vender ningún producto de los que se distribuyen en la bodega».

Mario le respondió: «Pues no lo entiendo. Si no fumo, ¿por qué no puedo venderlos para resolver otras necesidades?».

De estos sinsentidos se basa el día a día del cubano de a pie, teniendo que aguantar achaques y excusas. Mientras, y como ‘remedio’ a la drástica escasez de alimentos en el país, el Gobierno decidió distribuir una libra de pollo y 3 libras de arroz per cápita de forma adicional a finales de este mes.

Fuente14yMedio
Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas