InicioActualidadMadre cubana denuncia las malas prácticas en un hospital: "Estoy hablando por...

Madre cubana denuncia las malas prácticas en un hospital: «Estoy hablando por todos los bebés que he visto morir»

Lorena Noda, una cubana cuyo hijo pequeño falleció en un hospital de Pinar del Río a causa de varias infecciones bacterianas, denunció: «Metieron a niños prematuros en una terapia de adultos. ¿Cuántas infecciones no hay en una terapia? Más la mala manipulación, de ahí se salvan pocos».

La mujer fue sometida a una cesárea a las 32,2 semanas de embarazo en el Hospital Abel Santamaría Cuadrado, y su bebé nació con 2 libras y 13 onzas de peso.

Vía Facebook, la mujer contó sobre el infierno que sufrió en aquel centro sanitario: «Hace unos días fallecieron tres bebés debido a la misma infección de mi hijo y yo entiendo que sea prematuro pero ya no es la primera infección que me coge en ese lugar ni el único. Muchos niños se están infectando y no todos responden bien a los tratamientos y son muertes y más muertes. Que yo haya visto: se han muerto ahí seis niños, incluyendo a mi bebé con bacteria».

Continuó criticando: «He visto como muchas enfermeras los manipulan sin lavarse las manos, sin ponerse guantes, lo limpian, no se lavan las manos y así mismo le ponen el antibiótico. Hace unos días le tomaron una vena en la misma fontanela sabiendo todos los eventos que ha hecho el niño y más antibiótico para su cuerpo con el daño hepático que tenía. He visto como mensajeros entraban y andaban por los pasillos sin ponerse batas, como entraban enfermeras y médicos del personal sin lavarse las manos, sin limpiarse los pies después que entran y salen y caminan todo el hospital, entran con los mismos zapatos».

Precisó: «De niño a niño las enfermeras no se lavan las manos, dos niños en el cubículo de mi hijo al tiempo de entrar con la misma bacteria y eso es que las enfermeras se lo pasan y andan con cadenas y sortijas dentro de una terapia. Es la vida de mi hijo la que estaba en riesgo, un niño de solo 76 días de nacido que estaba combatiendo con tantas bacterias e infecciones y antibióticos y cada vez que adquiere algo solo me sabe decir que ellos hicieron todo lo posible».

Además, confesó: «La doctora Yamila me maltrató en un pasillo con mi hijo muriéndose en el cubículo. Luego que di mis quejas, recibí muchos maltratos por parte de todo el personal. Hasta desconsiderada me llegaron a decir. Yo sé que no le voy a devolver la vida a mi hijito pero hago esto para que hagan algo. Es mucho el dolor que viven las madres».

Por una experiencia similar en el mismo hospital pasó la también mamá pinareña Yudiely Cárdenas Torres, quien relató: «El 17 de febrero fui la quinta cesárea el mismo día en el mismo salón. Resultado: cogí una bacteria que me tuvieron que poner abordaje venoso. ¿Fui la única? ¡No! Estando ingresada se murieron dos maternas y un bebé. Además de que en casi todas las salas habían muchas, pero muchas heridas sépticas».

Se quejó: «Esta situación infecciosa que está teniendo este hospital no es de un día. Hay que estar ahí de cerquita para ver como se te estruja el corazón, se mueren los familiares y a nadie le importa. Estoy muy insatisfecha con el servicio de Neonatología de dicho hospital. En el transcurso de mi bebé por Neonatología pasó por tres cursos infecciosos y un hongo. Se sospecha que mi bebé tenga un error innato del metabolismo donde me explicaron que el resultado que llegó de La Habana aún no es concluyente. Mi bebé nació con lesiones hepáticas debido a la hipoxia que sufrió intrautero de lo cual mejoró. En los primeros días de su transcurso en la terapia tuvo un enterobacter, bacteria la cual superó».

Cárdenas Torres explicó que su bebé estuvo conectado a un catéter por un pie, «donde al parecer estaba haciendo una flebitis (inflamación de las paredes venosas). Hizo una trombosis venosa profunda en el pie. Le tuvieron que retirar el catéter a los dos días de haber hecho la venodisección y le afeitaron la otra parte de la cabeza por donde ese día no intentaron tomar ninguna vena y por ahí pudieron adquirir una vía venosa por donde suministrarle el medicamento al niño. A partir de ahí le comienza a dar fiebre al niño debido a una infección y ellos decían que era la encubadora y a poner fraxiparina a dosis mínima sin hacerle coagulograma a un niño que tiene un daño hepático con un anticoagulante por siete días. Al bebé lo pinchaba y sangraba y no lo asociaban con que tenía un anticoagulante en sangre por tantos días».

Prosiguió: «Sin hacer un coagulograma, le pregunté a una de las doctoras por el coagulograma del niño, pensando que se lo habían hecho. La doctora Adelis me contestó que si lo encontraba me lo decía pero que ahí las conductas se tomaban a riesgo beneficio. ¿Eso es respuesta para una madre?».

Indignada, lamentó: «Le informé a los médicos que le notaba la barriga aumentada de tamaño, que si no se le podía hacer un ultrasonido, a lo que me dijeron que la barriga estaba así porque mi niño era prematuro, aún sabiendo que en una ocasión tuvo una inflamación en el hígado, donde después de varios días vieron que tenía ascitis, una hepatomegalia y un aumento del bazo debido a otra infección».

El pequeño sufrió a consecuencia una trombocitopenia (recuento bajo de plaquetas), varias hemorragias (en el cerebro y en el sistema digestivo) y una klebsiella.

Finalizó: «Mi bebé tuvo que ser entubado. Le comunico a la doctora que se lo había informado a la enfermera y ella me responde que ‘¿qué iba a hacer la doctora?’ Y yo me pregunto ‘¿cómo que qué va a hacer? Activar los protocolos médicos, que ese es su trabajo y era la vida de un bebé. Viendo que a mi hijo lo pinchaba y sangraba más de lo normal no se lo suspendieron hasta que no tuvo ese sangramiento grande que hizo y luego de esto, teniendo las plaquetas en 45, no sangraba tanto. Tenía la klebsiella desde antes del 19 de noviembre. Ellos (los médicos) aún no sabían si es que continuaba con la misma infección o era una infección nueva. De transfusión en transfusión luego vieron que era otro enterobacter. Siguen las bacterias, las infecciones, la mala manipulación por parte del servicio, han sido infecciones tras infecciones, antibióticos más antibióticos. Las plaquetas las tenía en dos, no le suben debido a que continuaba con gérmenes en su cuerpo. Ven que hay infecciones y la terapia continúa sin descontaminar. No estoy hablando solo por mi hijo. Estoy hablando por todos los bebés que he visto morir ahí por bacterias. Hace unos días una mamá hizo una publicación y la contrarrestaron con otra de doctoras poniéndose guantes. Vamos a ver si de estas fotos van a decir que era un montaje».

Salir de la versión móvil