InicioActualidadDecenas de cubanos llevan tres días varados en Santiago de Cuba por...

Decenas de cubanos llevan tres días varados en Santiago de Cuba por la cancelación de un vuelo a Nicaragua

Estela Batista, integrante del grandísimo grupo de cubanos que han estado varados en el aeropuerto de Santiago de Cuba desde el sábado 25 de diciembre, aseguró que lo que ha vivido en los 4 días que lleva allí ha sido «indescriptible». El conjunto de 189 pasajeros cubanos quedó totalmente abandonado en el Aeropuerto Internacional Antonio Maceo tras la sorpresiva cancelación del vuelo a Nicaragua que el total debía abordar, por parte de la aerolínea dominicana Air Century.

El viaje fue inesperadamente suspendido cuando ya todos los pasajeros estaban listos para subir al avión (incluidos los que habían volado desde La Habana hasta la capital oriental del país), por culpa de una grave descoordinación entre las agencias de viaje y la compañía aérea. Se suponía que viajaran desde allí hasta Santo Domingo y después alcanzar Managua, a donde gran parte del pueblo cubano desea llegar desde que el Gobierno nicaragüense anunció que eximiría el visado a su país para los nacionales de la isla (una ventaja idónea para llegar sin más dilación hasta la frontera sur de Estados Unidos con México e ingresar así a territorio estadounidense).

Batista, quien pagó 3.300 dólares por el billete a Nicaragua, alegó: «A nadie le interesó que entre los afectados estuvieran mujeres y niños. Tampoco la irritación por el mal servicio. Las líneas aéreas priorizan sus ingresos a costa de maltratar».

La cubana, sentada junto a su esposo en el céntrico Parque Céspedes, explicó que todos los afectados fueron hospedados en los hoteles Imperial y Casa Granda, y que aunque los representantes de la aerolínea se han comprometido a que el dinero invertido por los pasajeros no se perderá, ninguno ha aclarado cuánto tiempo pasará hasta que puedan viajar ni si recibirán una indemnización por los problemas causados.

Un matrimonio sentado justo al lado junto a su hija de 8 años, comentó: «Nosotros lo vendimos todo en Holguín e hicimos hasta lo indecible para asegurar el viaje; sin embargo, ahora estamos a punto de perder, además del costo de los pasajes, el pago inicial para cubrir travesía por Centroamérica, que al llegar a la frontera entre México y Estados Unidos ascenderá a 36.000 dólares».

La abuela de 2 de los varados, Maruchi, llegó a Santiago de Cuba desde Bayamo para intentar convencer a los jóvenes para que desistan de realizar el viaje, por todos los «peligros» a los que se enfrentarán, y por el temor a que la coordinación para llegar a Miami resulte ser una estafa.

La mujer también desconfió de la propia aerolínea: «Primero dijeron que se cancelaba el vuelo porque el avión tenía desperfectos técnicos; luego argumentaron que el piloto estaba cansado».

Los pasajeros han manifestado que están mucho más molestos y temerosos por la falta de transparencia de las autoridades pertinentes y por la incertidumbre de no obtener respuestas, que por la cancelación del viaje en sí.

El vuelo a Nicaragua operado por Air Century debía salir el pasado 25 de diciembre con 189 pasajeros, de los cuales 136 abordarían el avión en Santiago de Cuba y el resto en La Habana.

Los viajeros comenzaron a llegar a la terminal aérea desde cinco provincias cercanas sobre las 8:00 am. Las autoridades locales corrieron los trámites pertinentes y chequearon el vuelo, debido a que su salida estaba fijada para las 3:40 pm.

Los ánimos se caldearon luego de más de 20 horas pasadas la hora de salida, y luego estalló una protesta contra los oficiales de Inmigración y Aduana, a lo que la respuesta constituyó la pronta presencia de tropas especiales en el aeropuerto.

De acuerdo a una nota del periodista oficialista Anolvis Cuscó Tarradel, «en la terminal santiaguera se quedaron a la espera 72 hombres y 49 mujeres con ocho niños, entre ellos un menor de un año de edad. Los adultos se negaron a salir del salón tras haber realizado el chequeo establecido, sin antes devolverles el dinero invertido por el ticket del avión».

El reportero también apuntó que 53 del total de clientes varados iban solo hasta República Dominicana, y estos sí llegaron hasta Santo Domingo en una aeronave rentada por Air Century.

Sin embargo, el resto no corrió con la misma suerte, y no abordó el avión debido a que «el piloto estaba extenuado y había sobrecumplido las horas de vuelo programadas».

La compañía aérea ofreció, al amanecer, una merienda para aplacar un poco la irritación de los viajeros, quienes tampoco habían comido en todo el tiempo de espera a raíz del desabastecimiento en los aeropuertos de la isla.

Por orden gubernamental, la delegada provincial de Turismo y el director del aeropuerto se reunieron con los pasajeros sobre las 9:00 am del domingo, reconociendo que no habría más salidas con destino a Managua hasta el 29 de diciembre, y todas sus capacidades estaban vendidas.

Los viajeros fueron trasladados hacia los hoteles aún sin que se calmara el ambiente, donde permanecen todavía.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas