InicioActualidadLa mano de Fidel Castro, la nueva estatua que rinde homenaje en...

La mano de Fidel Castro, la nueva estatua que rinde homenaje en Cuba al gobernante que decía que no las quería

El régimen cubano continúa generando obras en homenaje al fallecido líder totalitario Fidel Castro, pese a que dejó bien claro justo antes de su muerte que no deseaba que «se erigieran en su memoria monumentos, bustos, estatuas, tarjas conmemorativas y otras formas similares de tributo». Esta vez, el Gobierno de Miguel Díaz-Canel inauguró una escultura alegórica a Castro en la comunidad La Parra, en Cienfuegos.

El periódico estatal Granma reportó que la estatua rendía homenaje a la visita que el Comandante dio a la localidad en el año 1969.

De acuerdo con lo explicado por el escultor Juan García Cruz al actual presidente cubano en el pasado mes de diciembre, la obra es «un brazo enérgico que emerge de la tierra, cuya mano semiabierta sostiene un lápiz que dibujara sueños hechos realidad al cabo de los años, y en la manga verde olivo ostenta el grado de Comandante en Jefe, apuntando todo al suroeste. En la dirección hacia donde Fidel visualizó el desarrollo socio-económico de la zona».

En su inauguración, el artista añadió que a la escultura «le pusimos corazón, para que esta comunidad y Cuba lo recuerden por siempre. La tarja es de bronce; el resto, de hormigón y ferrocemento, materiales simples pero imperecederos, como Fidel».

Cortesía diario Granma

Esta comunidad cienfueguera, fundada en 1973, tiene carácter rural agrícola y pertenece al municipio Cumanayagua. El medio oficialista precisó que su construcción fue hecha «en la elevación adyacente donde fue colocado el emplazamiento escultórico», por orden del propio Castro.

La Ley 123 de 2016 «Sobre el uso del nombre y la figura del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz», expone que en Castro «siempre prevaleció el principio martiano de que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, así como que el mejor reconocimiento público lo constituía el respeto de su pueblo y en el orden personal la satisfacción del deber cumplido».

El texto de Granma indicaba: «Fue voluntad de nuestro Comandante en Jefe, como expresión de la ética política que siempre lo acompañó, que su nombre no se utilizara para denominar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles y otros lugares públicos, así como tampoco se erigieran en su memoria monumentos, bustos, estatuas, tarjas conmemorativas y otras formas similares de tributo».

La citada ley, publicada en el año en que murió el dictador, «prohíbe emplear el nombre del líder histórico de la Revolución cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, para denominar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles y otros lugares públicos, así como en cualquier tipo de condecoración, reconocimiento o título honorífico. Del mismo modo, utilizar su figura para erigir monumentos, bustos, estatuas, tarjas conmemorativas y otras formas similares de homenaje».

Igualmente, «se prohíbe el uso de denominaciones, imágenes o alusiones de cualquier naturaleza referida a la figura de Castro, para su utilización como marca u otros signos distintivos, nombre de dominio o diseños, con fines comerciales o publicitarios».

Como única excepción, se contempla el empleo del nombre del susodicho «para denominar alguna institución, que conforme a la Ley, se constituya para el estudio y difusión de su pensamiento y obra».

De esta forma, el Centro Fidel Castro fue inaugurado oficialmente el pasado año en La Habana.

El portal Cubadebate notificó en el pasado mes de noviembre sobre la entidad: «Cuenta con varias salas, anfiteatro, librería, jardines, áreas interactivas, un departamento editorial, un taller gráfico, un sistema de publicaciones y una dirección de investigaciones la cual, bajo la coordinación de Katiuska Blanco, selecciona las obras completas de Fidel para ser publicadas. A día de hoy ya han sido digitalizadas en la institución más de 40.000 imágenes».

No obstante, en 2021 también se erigieron otros monumentos en honor a esa figura, como la instalación gigante que se pintó en un edificio de Matanzas, con una bandera cubana y otra del Movimiento 26 de Julio.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas