InicioActualidadCantante cubano Israel Rojas dice que ha llegado a deprimirse por las...

Cantante cubano Israel Rojas dice que ha llegado a deprimirse por las criticas que recibe por apoyar la Revolución

El cantante cubano Israel Rojas alegó que la situación del músico Maykel Castillo Osorbo (sin poder recibir 2 premios Latin Grammy por estar encarcelado en la isla a manos de la policía política cubana) podría ser peor, pues opinó que posicionarse abiertamente a favor del Gobierno (como es su caso) es más difícil.

El medio estatal Cubadebate reprodujo este lunes 10 de enero las declaraciones de Rojas en una entrevista cedida a la producción de un documental, donde alegó: «Hoy por hoy ser tildado de oficialista, para alguna gente, es un estigma. Para algunos creadores, y para unos cuantos intelectuales, es como ser tildado de brazo del diablo».

Rojas participó en el documental «La dictadura del algoritmo», el que está dedicado a defender férreamente el argumentario del régimen cubano sobre una supuesta guerra no convencional llevándose a cabo en su contra en el ciberespacio.

El intérprete fue introducido como un «importante referente de opinión dentro del debate político nacional», con formación en derecho y una postura «crítica con la realidad», pero «comprometida con el proyecto de la Revolución».

Después de declamar un discurso mínimamente preparado sobre los peligros de Internet y las redes sociales contra la privacidad y la identidad, aseguró que los artistas que predican favoritismo hacia el Gobierno cubano sufren gran intimidación por parte de los pertenecientes a la oposición.

Apuntó: «Hoy por hoy, ser un titular positivo en CiberCuba, en Cubanet, en Cubanos por el Mundo o cualquiera de esos medios, hay artistas que lo consideran como un logro, que te abre puertas comercialmente».

Cualquier artista crítico con el régimen se expone dentro de la isla a ver su carrera obstaculizada y ser expulsado de alguno de los organismos oficiales a los que pertenezca o empresa que lo tenga contratado, o en el peor de los casos, logra el repudio público, el acoso de la Seguridad del Estado o ser acusado de algún delito que lo conduzca a prisión.

Por el contrario, el cantante de Buena Fe afirmó que posicionarse cerca del poder constituye un riesgo. «Lo mismo pasa con hablar de democracia en Cuba. Si te refieres al Gobierno cubano, a nuestra realidad, como una democracia distinta, una democracia participativa con otras características, estás muerto. Tienes que decir que es una dictadura», opinó.

«He muerto y renacido varias veces en este proceso. A mí me llegó incluso a afectar, llegó a deprimirme. Me sentí muy mal. Al principio, cuando comenzaron estos linchamientos mediáticos, sí tuvo un impacto en mi salud, pero por fortuna, y con la ayuda de mis amigos y de la familia, pude salir de eso», añadió el vocalista, lamentando el silencio forzado al que se ven sometidos quienes piensan como él.

También consideró muy difícil que, desde su posición de artista oficialista, no pueda mostrarse crítico hacia algún factor de labor gestión del país cuyo funcionamiento incorrecto incida directamente en la realidad, pues la oposición de inmediato lo aprovechará para convertirlo en un ataque al régimen.

Para disgusto de la oposición, Rojas dijo creer que el país está cambiando y que lo hace de manera correcta, habiendo sacado el pasado marzo una canción en forma de homenaje a las vacunas cubanas sin haber sido objeto de linchamiento alguno por ello.

Respecto a los cambios que suceden en el país, explicó que son resultado del trabajo de «las estructuras democráticas de Cuba», lo cuales «se han hecho de manera oficial, gubernamental, correcta, orgánica, sin trauma, sin caos, que es exactamente lo que no quieren».

El cantante, para finalizar, incitó a «dar la batalla» contra quienes buscan sembrar el caos, alegando que la pelea es ganable si se organiza bien, «porque es la pelea de la inteligencia y el razonamiento, y este es el país que más inteligencia y razonamiento ha sembrado en su gente».

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas