viernes, enero 21, 2022
InicioActualidadAbandonado por el Gobierno cubano, se suicida en Caibarién el hijo del...

Abandonado por el Gobierno cubano, se suicida en Caibarién el hijo del héroe local Humberto Jordán Gallo

El único hijo de Humberto Jordán Gallo, héroe local del municipio villaclareño de Caibarién y uno de sus 5 ex combatientes «internacionalistas», fue hallado muerto en la tarde del pasado sábado 8 de enero, tras lanzarse desde la azotea de un edificio del reparto Van Troi.

Alberto Jordán Morera, de 56 años, padecía de esquizofrenia y expertos habían diagnosticado la acentuación de su enfermedad tras el fallecimiento de su padre, en 1978.

Informes oficiales acotaron que Humberto Jordán Gallo perdió la vida cuando cumplía «misión internacionalista» en Etiopía, pues el tanque de guerra que conducía fue atrapado en una emboscada cuando el cubano llevaba solo 3 meses en aquel país. El estadio de béisbol de Caibarién fue nombrado en su honor.

Alberto (de 12 años por aquel entonces) y su madre, Tula Morera, asistieron a los actos políticos organizados a la memoria de su padre. Morera también falleció hace unos años, de cáncer.

Fue entonces cuando Jordán Morera fue dejado al abandono; solo, sin medicamentos (aunque sí contara con la clorpromazina necesaria para combatir su condición médica), sin alimentos y sin recursos, por lo que habló públicamente en más de una ocasión sobre quitarse la vida.

Hilda Hernández, su vecina, alegó que Alberto había dejado abiertas las llaves del gas de su apartamento una vez, pero los vecinos evitaron el siniestro.

Cuando era joven, impartió clases particulares de idioma inglés en aras de subsistir y poder mantener a su madre, jubilada y enferma. Más tarde, los ingresos personales fueron mermando y solo le quedó sobrellevar la pésima situación a expensas de una insuficiente pensión estatal.

La única tía materna que le sobrevive, Carmen Morera, quien se encontraba a cargo de Jordán Morera durante los últimos años, declaró que efectuó «varias gestiones para que lo ingresaran» en una clínica especializada, de difícil acceso para la población, que se sitúa en el municipio de Placetas. Sin embargo, ninguna de las autoridades a las que apeló respondió a su solicitud. También le sobrevive un hijo que tuvo siendo aún adolescente.

La mujer narró que su sobrino estaba desesperado por abandonar el sector psiquiátrico del Hospital Provincial Arnaldo Milián Castro, más conocido como «Área 9», donde «se sentía empeorar cada minuto».

Morera consideró que podría favorecer a su sobrino el hecho de ser hijo de un héroe internacionalista muerto con 31 años y que había sido en vida dirigente del INDER.

La mujer tomó la decisión, a finales del año pasado, de llevarlo de vuelta a casa por su cuenta, tomando en consideración las dificultades para viajar a visitarlo en medio del agravamiento de la crisis económica y sanitaria en la isla debido a la pandemia de coronavirus.

Continuando con la costumbre de ignorar a los suicidas, en la ceremonia de despedida de Alberto Jordán Morera no hubo presencia de representación política alguna ni autoridad del territorio, como tampoco hubo pésames oficiales a su memoria.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas