InicioActualidadEl dengue en Cuba ha causado más desgracias que la pandemia de...

El dengue en Cuba ha causado más desgracias que la pandemia de COVID-19

El periódico oficialista cubano Granma alertó por primera vez el 30 de julio de 1981 sobre la presencia de «dengue hemorrágico» en Cuba.

Algunos pensarían en un primer momento que las tropas que habían participado en el conflicto armado de Angola podían haber importado la enfermedad desde aquel país. No obstante, Fidel Castro acusó inmediatamente a Estados Unidos de haber ingresado el agente transmisor en la isla como parte de una recién iniciada guerra bacteriológica contra el pueblo cubano.

El gobernante ratificó su denuncia en el discurso pronunciado en las celebraciones del 26 de julio.

El Departamento de Estado de Estados Unidos rechazó entonces la acusación y autorizó a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) a donar 300 toneladas de pesticidas a la isla para combatir la epidemia.

Las intensas campañas de fumigación, que se mantuvieron activas durante más de 3 décadas, se desplegaron por todo el país para erradicar la presencia del mosquito. Miles de trabajadores, voluntarios, avionetas y demás recursos fueron dispuestos para llevar a cabo la campaña.

Fue entonces que la OPS informó sobre la detección del origen del dengue, hallado en el sudeste asiático.

Isidoro Malmierca, canciller cubano en aquel tiempo, acusó nuevamente al vecino norteño de impulsar la transmisión de la enfermedad en la isla ante la Asamblea General de la ONU, el 24 de septiembre de ese año.

Sin embargo, Castro declaró el fin de la epidemia el 19 de noviembre, al alegar haber logrado eliminar al mosquito transmisor.

Los datos e informes del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) evidencian que en esos meses murieron por la enfermedad 158 personas (101 siendo niños) y más de 344.000 cubanos se contagiaron en total.

La comisión científica especializada creada por el Gobierno cubano para detener el brote llegó a la conclusión de que este dengue era diferente al que ocasionó una epidemia entre los años 1977 y 1978, y que esta forma más severa del virus (también transmitida por el mosquitos Aedes Aegypti) se presentaba en poblaciones con historial de enfermedades previas y en niños.

Los habaneros municipios de Boyeros y Guanabacoa fueron los primeros en todo el país en desarrollar el brote. La enfermedad fue declarada como endémica en la isla debido a que continúan apareciendo casos todos los años, sobre todo en los meses de verano y en barrios insalubres. En el vencido año 2021, la enfermedad tomó un carácter inusual, puesto que los casos comenzaron a detectarse con fuerza en los meses de noviembre y diciembre, con clima frío.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas