InicioActualidadFuertes explosiones estremecen la ciudad de Santiago de Cuba

Fuertes explosiones estremecen la ciudad de Santiago de Cuba

En la Cantera de los Guaos, escenario donde el Gobierno explota la tierra para recuperar áridos (en orden de producir recursos para la construcción de viviendas), se detonaron 2 fuertes sobrecargas de dinamita a las horas del mediodía de este viernes 14 de enero, las que estremecieron gran parte de la ciudad de Santiago de Cuba.

Precisamente, su onda expansiva sacudió ventanales, repisas y techos de las barriadas periféricas de la zona noreste. La primera detonación se llevó a cabo a las 11:00 a.m. y la segunda a las 12:00 a.m. (mucho más potente).

Los barrios afectados recibieron visitas de las autoridades pertinentes casi en la noche, cuando dieron finalmente explicaciones por el estallido. Pese a no comentar que se comenzó una investigación gubernamental sobre el incidente, sí excusaron que «por error se habían colocado más explosivos de lo debido».

Dalia, residente en el reparto Marimón, quien por poco se quema cuando cocinaba y en cuyas paredes de casa aparecieron grandes grietas, alegó: «Todo sucedió de sopetón. Yo pensé que estaban bombardeando o había estallado un polvorín de esos donde guardan explosivos viejos y en desuso».

Miriam González Carulla, vecino de Micro 8, comentó: «el ruido fue ensordecedor, todo se tambaleó y la mayoría salió corriendo».

Daulema, quien vive en Camino de la Isla, cuyo techo de la cocina se derrumbó en el estruendo, apuntó: «Viví una experiencia similar en casa de mi papá, cuando el 5 de junio de 2017 varias explosiones se registraron en una base militar ubicada en el poblado de Ti Arriba, del municipio de Songo La Maya».

La mayoría de los moradores de Agüero, Indaya, la Barca de Oro y Calle 13, criticaron la nula advertencia sobre las detonaciones y la también nula preparación para proteger las viviendas.

Los estallidos se sintieron a 20 o 30 kilómetros de distancia, en el Aeropuerto Antonio Maceo y los repartos de El Cobre, El Cristo y Siboney. La policía obligó a los cubanos a borrar los videos y las imágenes capturadas sobre las columnas de humo resultantes. La Cantera fue rápidamente sitiada por fuerzas militares y policiales.

No teniendo que lamentar pérdidas humanas, los damnificados no cuentan con dinero ni recursos para arreglar los daños ni reponer los artículos que se impactaron contra el piso al caer.

El metro de grava en Santiago de Cuba se vende en 200 CUP, el de arena en 100, el saco de polvo de piedra en 350, el de cemento se tasa entre 1.000 y 1.500, y la cotización del pie de madera está en dependencia de lo que exijan los campesinos.

El Estado efectúa, desde el año 2007, inversiones para dinamizar el ritmo productivo de la Cantera de los Guaos, que ya cuenta con más de 45 años de explotación. Esta se responsabiliza por respaldar las necesidades constructivas de viviendas del territorio, junto con los molinos de Mucaral y Siboney.

La oficial Agencia Cubana de Noticias anunció, en esa fecha, que la provincia elevaría la producción mensual de polvo de piedra, arena y grava gracias a la instalación de un molino vertical, con la capacidad de entregar 90 metros cúbicos de áridos por hora.

Sin lograr los objetivos previstos, 8 años más tarde, el diario Granma adelantó el montaje de tres nuevos molinos, que producirían en su conjunto 50.000 metros cúbicos de materiales constructivos al mes. No obstante, en 2014 la comisión de la Asamblea Nacional del Poder Popular concluyó que los resultados de la Cantera de los Guaos continuaban en declive, fiscalizando el desempeño de la industria de materiales en diez provincias, 40 municipios y 26 unidades.

El informe de los supervisores reflejó que la documentación para su montaje y operación tecnológica estaba incompleta, lo que provocó demora y fallos productivos, puesto que la tecnología china parece más débil y sufre mayor desgaste en sus accesorios por la dureza del mineral», además de que el suministro de agua era deficiente, no se disponía de logística para resolver las roturas y los neumáticos de los camiones para la extracción del mineral solo duraban dos meses. Actualmente, las dificultades persisten.

El presidente Miguel Díaz-Canel, analizando el asunto, criticó que la provincia haya incumplido el plan de viviendas del año 2020 y cuente con un serio deterioro de su fondo habitacional.

El alto funcionario apuntó, respaldado por Ramiro Valdés Menéndez, que “aunque faltan recursos, lo que se ausenta es la sensibilidad y el rigor en el trabajo”.

Al respecto, Beatriz Johnson Urrutia, la intendenta de la provincia, comentó que explicar lo sucedido es tan difícil como decirle a más de mil familias santiagueras que en el año 2020 por irresponsabilidad nuestra no construimos sus viviendas, habiéndose afectado el plan de viviendas en 1.255 casas.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas