InicioActualidad"Quitar tiendas MLC y liberar el mercado", entre las propuestas de los...

«Quitar tiendas MLC y liberar el mercado», entre las propuestas de los cubanos recogidas por la prensa oficialista para luchar contra la inflación de precios

El diario oficialista local espirituano Escambray llamó a un debate en el que sus lectores tuvieron la posibilidad de enviar sus propuestas personales para erradicar el problema de la inflación, resultado directo de la agudísima crisis económica que azota al país.

El medio estatal decidió publicar este martes 18 de enero todos los hirientes comentarios que recibió. Un usuario alegó: «Tan perniciosa como galopante, la inflación amenaza con volverse un mal crónico para la economía cubana. ¿Cómo cree usted que puede detenerse la espiral inflacionaria? Escambray abre el debate«.

Entre las 23 propuestas, el internauta identificado como Servando planteó: «Quitar las tiendas en MLC para aumentar la productividad sin exclusión».

Jorge consideró que, sin ser economista o experto de ningún tipo en el tema, se arriesgaría a emitir criterio sobre el «(des) ordenamiento», como escribió: «Creo que el momento idóneo, según los entendidos del tema, fue el año 2014 y lo dejaron pasar por miedo, aplicándolo en el peor escenario posible”.

Opinó que resulta totalmente absurdo el hecho de que hayan transcurrido 10 años «pensando el tema en varias comisiones con destacados economistas, juristas, académicos, etc». Argumentó: «Ya lo dijo quien dio la cara en el proceso: si no eran capaces de contener en su inicio la inflación a los valores diseñados, la tarea ordenamiento sería un fracaso, y así fue».

Pepe ironizó: «El pueblo, que lo mal interpreta todo, el gobierno no tiene la culpa de nada», y refirió: «Según el teólogo Frey Beto, en Cuba no hay escasez de alimento; lo que sucede es que no tenemos cultura alimentaria».

Roberto precisó: «Un claro ejemplo de alentar la inflación es el tema ‘queso blanco’. Hasta el 31 de diciembre del 2020, se comercializaba a 17 pesos la libra. 13 meses después, su precio escala hasta la alarmante e inalcanzable cifra por parte de jubilados y trabajadores de 187 pesos la libra. Hay que destacar que ese precio lo establece el Estado. Los particulares, en este momento, lo comercializaban entre 120 y 150 pesos la libra. Entonces, ¿quién alienta la inflación?»

Por su parte, José Javier aseveró: «Esta pregunta es bien fácil de responder. Solo hace falta liberar el mercado. No atacar a quienes producen, no intentar controlar los precios, permitir la importación y exportación sin intermediarios. El papel del Estado no es programar la economía del país, solamente hacer más llevadera la vida en comunidad. De esto podría dar una clase pero igual no van a hacer caso alguno».

Luis Silva dijo: «La hiperinflación agobia los bolsillos de la clase obrera y campesina. La tarea ordenamiento ha puesto más chunga la situación y la dolarización de productos de primera necesidad acaba por desestimular a los trabajadores».

Yuri expuso las mismas ideas, pero más desarrolladas, pues el espirituano consideró que habría que comenzar por sacar de circulación la Moneda Libremente Convertible (MLC).

Refirió: «Con ella volvimos al mismo problema que teníamos antes del ‘ordenamiento’, pero más agudo: varias monedas, varias tasas de cambio. Eso le daría valor a nuestra moneda y motivaría de verdad a producir en vez de estar solamente viviendo de remesas y de la que te importadora».

También apuntó que otra medida imprescindible a implementar en aras de reducir la inflación sería: «permitir la importación / exportación directa, sin intermediarios estatales. El Estado solo cobra impuestos y controla que todo sea legal. Está comprobado que las empresas exportadoras / importadoras son una traba, en tiempo, en oferta, en trámites».

Propuso, además: «Permitir que empresas, cadenas de tiendas operen directamente aquí y vendan lo que el estado no ha sido capaz de abastecer. Permitir que pequeños comerciantes extranjeros (chinos, árabes…) operen aquí, como funciona en cualquier lugar del mundo».

Las autoridades cubanas aseguró públicamente a mediados de diciembre que eliminarán la inflación en el país en el presente 2022, pese a que el actual índice inflacionario es de 6.900% en el mercado informal.

Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía y Planificación y vice primer ministro cubano, sostuvo en el III Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC): «No es fácil, pero no imposible, está en nuestras manos y lo lograremos».

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas