InicioActualidadCubanos estallan con los precios en Carlos III: "Da asco este país,...

Cubanos estallan con los precios en Carlos III: «Da asco este país, nadie cobra dólares, ni MLC»

Después de varios años con establecidas redes de tiendas con operación en Moneda Libremente Convertible (MLC) en la isla, todavía la población cubana no puede evitar estallar cuando se encuentran con las descaradas ofertas que publicitan centros como la habanera Plaza Carlos III en su página de Facebook, ya que en Cuba no se accede a divisas extranjeras por concepto de salario.

El usuario identificado como Carlos Diego se quejó: «¿Muy lindo y bueno? No cobramos dólares, la estafa». La publicación a la que comentaba, ofertaba bienes para el hogar como jarras (a 4,52 MLC), platos por unidad (a 1,88, 2,40 o 5,76 MLC)y un juego de vajilla (a 46,92 o 49,48 MLC).

Por su parte, Daily Acosta replicó: «Me disgusta anunciarles que el pueblo no tiene MLC. Vendan estas cosas en moneda nacional, por favor». Los calzado de tipo crocs están ofertados por 7,20 MLC y un par de chancletas podría costar 4,72, 6,16 o 10,04 MLC.

Mariam Abreu manifestó notablemente molesta: «No es fácil, a joderse porque no tenemos MLC, o a comprárselo a los revendedores los que puedan. De verdad, qué triste esta realidad». Por otro lado, Yadira Valera alegó que «no estamos apto para esta crisis, tenemos que volver al tiempo de atrás donde andábamos con clavitos y precillitas en las chancletas para que nos duraran un poco más».

En ese establecimiento comercial, un paquete de pañales para bebés se cotiza en 10,20 o 10,60 MLC. Sobre esto, Yaneisy Medina aseveró: «Una tienda subutilizada completamente. Tantas cosas que vendían ahí de ropa y canastilla para niños. Ahora con una fábrica de culeros como TBKIDS casi nadie paga 10 dólares en culeros».

La página oficial del centro comercial capitalino ha mostrado cómo allí se venden bicicletas eléctricas en 1.065 MLC, scooters en 495 MLC y latas de pintura en 24,97 MLC.

Annie Aguilera concluyó: «Unos falta de respeto es lo que son, tanto protocolo para vender un par de zapitos o zapatos asquerosos que los únicos que se los ponen somos los cubanos. Da asco este país, nadie cobra dólares, ni MLC y lo fácil que hablan y dan propagandas de lo que hay en las tiendas de los ricos. Pena debe darles de ser títeres de este país. Y ahora dirán que nadie tiene la culpa».

Salir de la versión móvil