InicioActualidad"Que se vayan los dictadores": La respuesta de los cubanos luego que...

«Que se vayan los dictadores»: La respuesta de los cubanos luego que Ramón Labañino pidiera ideas para bajar los precios en Cuba

El exespía cubano y actual funcionario del Gobierno, Ramón Labañino, realizó una publicación en sus redes sociales en la pedía a los cubanos ideas para resolver el problema de la inflación y bajar los precios.

«¿Qué ideas propones para bajar precios e inflación?», dijo Labañino en su perfil de Facebook y las respuestas no se han hecho esperar.

Aun cuando gran parte de los seguidores del funcionario son simpatizantes del Gobierno cubano, y tienen fe en que se puede encontrar una solución dentro del socialismo, otros no tardaron en plantear abiertamente que para que llegue la prosperidad económica en la isla se requiere el fin de su Gobierno.

«La única solución viable es que la dictadura comunista entregue el poder y libere al pueblo de tantos años de miseria», dijo un cubano.

Otra persona planteó como respuesta a la interrogante una lista de condiciones que deberían darse entre las que menciona que los dictadores salgan del poder, que se realicen elecciones para votar al presidente, o que los cubanos puedan volver a su tierra natal sin que se violen sus derechos.

En los comentarios también hay varios ataques frontales a las abusivas tiendas recaudadoras de divisas, cuyos productos están a la venta en moneda libremente convertible (MLC) que solo se puede adquirir mediante remesas desde el exterior.

Otras personas piden el «Libre Mercado, la apertura real al sector privado, privatización de empresas encargadas de producción y servicios» y reiteran «de paso que se vayan los dictadores».

El periódico oficialista Escambray también propició un debate similar la semana pasada, cuando pidieron propuestas para acabar con la inflación que tiene sumida a la población en una marcada crisis económica.

En ambas publicaciones la solución más repetida fue la de «quitar las tiendas en MLC», pero pocos cubanos reparan en el hecho de que el país todo lo importa y los niveles de producción son bajísimos. El Estado no posee recursos para satisfacer la demanda, en ninguna moneda.

FuenteCiberCuba