InicioEconomía y negociosCuba y su la "dolarización" de la economía que el Gobierno se...

Cuba y su la «dolarización» de la economía que el Gobierno se niega a admitir

Las reformas económicas introducidas por el Gobierno cubano, que recién cumplieron un año en vigor, han producido, además de un marcado incremento de los precios, una «dolarización parcial» de la economía, apuntan varios economistas.

El Gobierno ha defendido su reforma, denominada Tarea Ordenamiento, aunque ha reconocido ciertos fallos de diseño e implementación. Desde círculos de expertos y sectores sociales han llegado críticas y quejas.

La Tarea Ordenamiento, entre otras cuestiones, acabó con la doble moneda nacional e introdujo la Moneda Libremente Convertible (MLC), una divisa virtual vinculada al dólar que se emplea para algunos pagos y también en las tiendas mejor surtidas del país.

El ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil, aseguró esta semana que las tiendas de MLC fueron una medida de «justicia social» y que sin ellas «la situación económica del país sería más compleja aún».

Gil avanzó además que estas tiendas seguirán operativas dependiendo «de la recuperación de la economía» y de que el Gobierno pueda «dotar al peso cubano de una capacidad real de compra».

Las reformas económicas introducidas por el Gobierno cubano, que recién cumplieron un año en vigor, han producido, además de un marcado incremento de los precios, una «dolarización parcial» de la economía, apuntan varios economistas.

El Gobierno ha defendido su reforma, denominada Tarea Ordenamiento, aunque ha reconocido ciertos fallos de diseño e implementación. Desde círculos de expertos y sectores sociales han llegado críticas y quejas.

La Tarea Ordenamiento, entre otras cuestiones, acabó con la doble moneda nacional e introdujo la Moneda Libremente Convertible (MLC), una divisa virtual vinculada al dólar que se emplea para algunos pagos y también en las tiendas mejor surtidas del país.

El ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil, aseguró esta semana que las tiendas de MLC fueron una medida de «justicia social» y que sin ellas «la situación económica del país sería más compleja aún».

Gil avanzó además que estas tiendas seguirán operativas dependiendo «de la recuperación de la economía» y de que el Gobierno pueda «dotar al peso cubano de una capacidad real de compra».

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas