InicioCuba Curiosa¿Conoces la verdadera historia de la única calle con adoquines de madera...

¿Conoces la verdadera historia de la única calle con adoquines de madera de Cuba?

Frente al antiguo Palacio de los Capitanes Generales (actualmente Museo de la Ciudad), en la Plaza de Armas de La Habana Vieja, salta a la vista del caminante la única calle de Cuba con adoquines de madera. Todos preguntan: ¿por qué es la única calle de madera?; y cuenta la leyenda que mucho tiempo atrás, al Capitán General le molestaba el continuo ruido de los carruajes y el lodazal que en tiempos de lluvia se formaba frente a su honorable mansión.

No obstante, lo cierto es que formó parte de un experimento realizado para pavimentar las principales arterias por allá por el siglo XIX, pero como nunca llegó a materializarse, pues era muy costoso y poco duradero, por lo que solo quedó esta calle como testigo de aquel trabajo que recayó en manos del ingeniero Evaristo Carrillo.

Se imaginan una ciudad con sus calles y avenidas pavimentadas con lustrosos adoquines de madera dura nativa. Ese fue el sueño del ingeniero Carrillo, al parecer un ferviente enamorado del negro jiquí, mucho más resistente que el hierro, capaz de desafiar la humedad del agua de mar y el salitre, como pilote de los muelles.

En la actualidad, solo el pequeño tramo mantiene la estructura original

Tristemente para él, su proyecto cayó en desgracia al cabo de los cinco meses de haber sido construido el primer y único tramo, cuando el Ayuntamiento consideró que el enmaderamiento no sería eficiente y que en su lugar debía usarse la piedra.

La calle Tacón, de tan solo una cuadra de largo, se encuentra allí como una especie de testimonio de un sueño renovado al cabo de siglo y medio, luego de haber pasado varias décadas bajo capas de asfalto.

En las primeras décadas del pasado siglo XX las calles que ya estaban adoquinadas, fueron asfaltadas, y en la década del ’80, cuando comenzó la obra restauradora de la Oficina del Historiador, esta calle de adoquines de madera fue redescubierta bajo varias capas de pavimento, por ello se decidió mostrarla, como ejemplo singular y único en su tipo.

La calle Tacón hasta el 1861 estuvo numerada como continuacióLa calle Tacón, que hasta el 1861 estuvo numerada como continuación de la calle de los Oficios

A principios del siglo XX recibió el nombre de Roosevelt y luego del triunfo de la Revolución, se llamó Manuel Sanguily, en honor al héroe de nuestra guerra de independencia, pero su nombre antiguo, continuó prevaleciendo en la población. La calle Tacón tomó el nombre del Capitán General don Miguel de Tacón y Rosique, quien gobernó en la isla entre 1834-1838.

La calle con adoquines de madera ha perdurado gracias a la labor de muchos obreros que, con manos laboriosas, han llevado a cabo minuciosos mantenimientos cada cierto tiempo.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas