InicioActualidadCubano sale de prisión en Estados Unidos tras pasar 32 años tras...

Cubano sale de prisión en Estados Unidos tras pasar 32 años tras las rejas por un crimen que no cometió

Un cubano que pasó la mitad de su vida en la cárcel por un crimen que no cometió fue exonerado el lunes por la Fiscalía de San Francisco, en Estados Unidos.

Joaquín Ciria, de 60 años, estuvo preso durante 32 años por el homicidio de su amigo Feliz Bastarrica ocurrido en 1990 en el Distrito de SOMA.

“Ha sido un largo camino, pero hoy en día se logró lo que tanto luché. Yo estuve muy enojado los primeros 15 años, entonces cambié el enojo por cosas positivas”, aseguró Ciria.

Ciria fue señalado por un testigo identificado como George Varela, como el asesino de Bastarrica, sin embargo, el crimen había sido cometido por otra persona.

Durante esas más de tres décadas, el hombre no descansó hasta demostrar su inocencia.

La Fiscalía reconoció que en este caso la policía se guio por rumores infundados por el verdadero asesino y, además, los oficiales involucrados en el caso presionaron a Varela que apenas era un adolescente en el momento del homicidio.

Tiempo después, Varela le confesó a su hermana y a un amigo que sabía que Joaquín no era culpable, una prueba contundente que sirvió para su exoneración.

“Yo quiero mirarlo como que fue una prueba que Dios puso en mi camino para ver cuánto yo podría resistir”, indicó Ciria.

Autoridades indicaron que hubo fallas por parte de la defensa en cuanto a la inclusión de los testimonios.

Ciria, quien ahora tiene 61 años, fue arrestado en 1990 y condenado por el homicidio de su amigo Feliz Bastarrica

“Nuestra comisión de inocencia encontró testigos que pudieron haber sido llamados a dar testimonio hace 30 años y no fueron llamados. No sé si es culpa del abogado de la defensa o causa de barrera idiomática del lenguaje, pero sin duda el idioma y la inclusión lingüística es una meta principal para mi oficina”, indicó la fiscalía.

Ahora que saldrá en libertad, Ciria retomará su vida para compartir con su hijo a quien dejó cuando era recién nacido cuando fue arrestado.

“Comerme una buena comida cubana, caminar con mi hijo por largas horas”, aseveró.

Entre abrazos, alegría y lágrimas Joaquín se reencontró con su familia. “Es una alegría tremenda de saber que por fin estoy libre”, aseguró.

“Me gustaría sentarme solo con mi hijo, hablar con él. Llorar con él sí tengo que llorar y explicarle que ya todo pasó”, explicó.

Fue condenado sobre la base del testimonio de un testigo falso identificado como George Varela y por la mala conducta policial

“Lo más duro fue estar privado de libertad cuando sabes que no te lo mereces. El no estar con tu familia, el que mi madre se me muriera en Cuba sin haber tenido la oportunidad de saber que su hijo está libre”, afirmó.

Ciria siente la misión de aprovechar esta nueva oportunidad para que las personas conozcan su historia. “Asegurarme de que mi mensaje llegue a todos aquellos que se encuentran en la misma situación que yo me encontré dentro de la prisión”, puntualizó.

“Es como volver a nacer como dice él. Volver a empezar una relación con él. Volver a conocerlo. Volver a tener tantos sueños que él tenía en aquel entonces”, explicó Yojana Paiz, madre del hijo de Joaquín

Aunque Joaquín no tiene previsto regresar a Cuba mientras exista el actual gobierno, no pierde las esperanzas de que algún día la situación de su país mejore.

“No se conformen con lo que tienen. Hay que buscar cambios en Cuba. Hay que luchar por esos cambios. Yo luché por 32 años preso y sí yo logré esto, más se puede lograr con los que están libres. Sí se puede lograr una Cuba libre”, aseveró.