InicioEntretenimientoCubano que participaba de MasterChef España se convierte en el segundo expulsado...

Cubano que participaba de MasterChef España se convierte en el segundo expulsado del programa tras un encontronazo con el juez Jordi Cruz: «No he podido más»

La nueva edición de MasterChef España arrancó la pasada semana, y entre los concursantes de esta entrega había representación cubana, pues el Giraldo Carales, ex jugador de la selección nacional de Cuba de waterpolo, logró colarse entre los fogones.

Sin embargo, su paso por este popular concurso de cocina duró poco, y hoy se convirtió en el segundo expulsado del programa, tras una convulsa gala. Para comenzar, tuvo varios encontronazos con sus compañeros en la prueba por grupos.

Y es que, su afán por preguntarlo todo no fue bien recibido por su equipo, que afeó además su lentitud, pese a que él lo negó. Ya en la prueba de expulsión, la cosa no mejoró mucho. Giraldo se ganó el delantal negro en la prueba en exteriores y no fue salvado. Por si fuera poco, Teresa, que fue la mejor valorada del grupo, tuvo el privilegio de elegir quién de los delantales negros preparaba cada plato.

Si en la prueba inicial no convenció a los chefs, en la prueba por equipos sacó de quicio tanto a sus compañeros como a Pepe Rodríguez. «Giraldo, aprieta. Dos horas cortando piel de naranja y dos horas para picar naranja no puede ser. Te ahogas en un vaso de agua. Te hablo del ritmo. Lo pienso yo y lo piensan tus compañeros, que ya lo han dicho todos», le dijo el cocinero a modo de rapapolvo.

Había tres opciones, y a Giraldo le dio la más complicada: un postre diseñado por Vicky Pulgarín, ganadora de MasterChef 2. El cubano se mostró muy positivo en los totales, aseverando que él no se iba a ir. Sin embargo, su actitud no fue suficiente y se terminó yendo tras tener un rifirrafe con Jordi Cruz.

El chef no se tomó nada bien que Giraldo se riera durante la valoración de su plato, que ya en ese momento Cruz adelantó que era «digno de expulsión». Finalmente, fue Giraldo el expulsado, y se marchó tras animar a la gente a perseguir sus sueños y dejar claro que para él el ganador sería Jokin.

«Te falta mucha humildad y autocrítica», «no admites una crítica», le dijeron, tanto sus compañeros como los chefs.

Así se despidió el cubano de 33 años que vive desde hace dos años en Irún (Gipuzkoa).

Aunque en el mundo del deporte consiguió varias medalla de oro, su trayectoria giró hacia el mundo de la moda, ya que ahora mismo es modelo profesional.

Vive junto a su hija y a su novia española, por lo que la cultura de nuestro país ha supuesto una forma de adentrarse en la cocina vasca. De hecho, su interés por la cocina es reciente, ya que aprendió a cocinar durante el confinamiento a través de videollamada con su madre en Cuba.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas