InicioActualidadEn paradero desconocido cubano que protestó en el Boulevard de San Rafael

En paradero desconocido cubano que protestó en el Boulevard de San Rafael

Del opositor cubano Carlos Ernesto Díaz González, más conocido como Ktivo Disidente, no se han vuelto a tener noticias desde que fue detenido el jueves de esta semana, cuando protestó en solitario en el Boulevard de San Rafael, en Centro Habana.

“Han pasado 24 horas desde que fue detenido Ktivo Disidente. Al no saber nada de él: dónde está, sí tiene abogado designado ya… no puedo menos que denunciar que el régimen está violando sus propias leyes de procedimiento penal. Libertad inmediata para Carlos Ernesto Díaz González. Exigir libertad para los presos políticos y participación en la vida política del país NO es delito”, denunció la activista Saily González Velázquez desde su cuenta oficial de Facebook.

Por su parte, el activista por los derechos humanos, Turis Pérez, también se mostró preocupado por la vida de González, quien durante su protesta en la capital cubana mencionó que en la Isla había 1124 presos políticos y que él estaba dispuesto a convertirse en el 1125.

Ismary Bacallao, reportera de ADN Cuba, compartió un audio que le enviara Ktivo Disidente antes de salir a protestar, adelantándose a posibles represalias del gobierno.

“Ktivo Disidente me mandó este audio por si acaso lo secuestraban. No esperaba tener que usarlo, pero está. Aquí no se para hasta que lo suelten”, afirmó la periodista independiente.

“Me tienen sitiado en mi casa, sencillamente porque yo asumí esta postura irreverente de no reconocerlos como institución legítima y no presentarme a varias citaciones que me han hecho (…). Ellos son violadores de sus propias leyes, esas mismas que utilizan contra nosotros cada vez que tenemos un disenso político contra su sistema mafioso y (…) en cualquier momento me van a recoger”, dijo Díaz González en su audio.

Díaz González protagonizó este jueves una manifestación en Centro Habana en la que pidió respeto a las diferencias e incluso dijo que era necesario permitir que quienes defienden el sistema comunista lo hagan, siempre y cuando sea desde una posición de igualdad, sin represión ni violencia, sin aferrarse al poder, como lo han hecho durante los últimos 63 años.