InicioEntretenimientoLa actriz cubana Ana de Armas se convierte en la nueva Marilyn...

La actriz cubana Ana de Armas se convierte en la nueva Marilyn Monroe latina

Repasando la filmografía de la actriz cubana Ana de Armas, está en un buen momento, desde el Internado donde debutó con mucho éxito, llegó después El callejón de Antonio Trashorras y siguió su crecimiento internacional, vino El Lado oscuro del deseo con Eli Roth y Amigos de armas con Todd Phillip, pero sin duda Blade Runner 2049 fue un parteaguas en su carrera con Denis Villenueve. Siguió el éxito de Entre navajas y secretos y el éxito rotundo de chica Bond en Sin tiempo para morir. Lo más reciente que hemos visto en televisión es el thriller Aguas profundas con Ben Affleck, su ex novio, que le llevó a acaparar gran atención mediática.

Ahora se ha convertido en la nueva Marilyn Monroe latina, aunque en la pantalla dará vida a la verdadera, un personaje con el que dice que tiene mucha «empatía» y con el que se siente identificada.

La película, con un contenido polémico, está dirigida por Andrew Dominik, y además de Ana de Armas cuenta en el reparto con Adrien Brody y Bobby Cannavale. Según ha declarado la propia artista “una de las cosas más importantes es ver cómo te conviertes en otra persona”.

La obra es una biopic de Norma Jane y hemos podido ver a Ana muy bien caracterizada con todo el glamour y la belleza de la actriz. Según señaló en la revista Allure la propia actriz: «Fue un papel muy importante para mí, un desafío, algo que estuve preparando durante mucho tiempo, y finalmente sentarme en la silla y ponerme la peluca y el maquillaje, fue muy especial. Me transformé por completo».

En principio hubo mucha polémica por el contenido sexual de la cinta, pero finalmente parece que proyectará la versión adulta. Sin duda la expectación está asegurada y parece que la versión de Andrew Dominik de la obra no era lo esperado por la productora.

Fuerte, emocional, vulnerable, así aparece en muchas de sus películas y encaja con su personalidad, poco a poco su éxito ha crecido hasta convertirse en la ambición rubia, la nueva Marilyn de origen cubano y con carácter. Va cumpliendo sus sueños, aunque reconoce que su meta no es Hollywood. Siempre ha sido sensible al papel de la mujer en la vida y en el cine, contraria a muros, deshumanización, reclama algo de compasión en un mundo donde pierden los más débiles.

Tal como sucedió con Antonio Banderas dio el salto a Hollywood sin saber inglés, supero el obstáculo y acepto el reto, hasta ganarse la confianza de los grandes directores. No quería hacer de María en las películas americanas, de latina a la que le reservan los papeles de chica del servicio o prostituta. Orgullosa de sus raíces cubanas reivindica papeles dignos y poderosos. Para ello se propuso hablar inglés como si hubiera nacido en Washington, con un buen equipo de coach, ya peleaba en los casting por el papel protagonista.

Marilyn es otro personaje, una actriz que llenaba la pantalla y cuya leyenda sigue viva. Exposiciones, biografías, documentales, Monroe sigue dando que hablar. Para los directores no era fácil trabajar con ella, muchas veces le ponían el guion por los cajones para que los fuera leyendo, como decía Billy Wilder, “trabajar con Marilyn es el infierno pero merece la pena”, la leyenda continua.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas