InicioActualidadCuba y el éxodo silencio que ya marca récords de migrantes en...

Cuba y el éxodo silencio que ya marca récords de migrantes en los Estados Unidos

En marzo, más de 32.000 cubanos llegaron a la frontera entre Estados Unidos y México, casi el doble que el mes anterior, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés).

En 1994, unos 35.000 cubanos hicieron el peligroso viaje a Estados Unidos en balsas improvisadas. Y en 1980, durante el «puente marítimo del Mariel», se calcula que 125.000 cubanos huyeron a Estados Unidos en una flotilla de barcos.

Sin embargo, este éxodo actual parece que será aún mayor. Según los datos de la CBP, casi 80.000 cubanos llegaron a la frontera estadounidense desde México entre octubre y marzo.

El aumento de la migración se produce en un momento en que el Gobierno de Cuba comenzó a aligerar las restricciones de viaje relacionadas con el covid-19.

Durante gran parte de la pandemia, el Gobierno mantuvo a la isla bajo un estricto confinamiento. Las personas que querían viajar a menudo esperaban meses para conseguir una plaza en uno de los pocos vuelos semanales que salían.

Mientras Cuba relajaba las restricciones en noviembre, Nicaragua, aliada del Gobierno cubano, eliminó la exigencia de visado para los cubanos, lo que provocó una oleada de personas que intentaron viajar a la nación centroamericana como forma de llegar finalmente a Estados Unidos.

De repente, los cubanos empezaron a publicar en Internet anuncios en los que vendían sus casas con «todo lo que había dentro» para pagar el caro pasaje de avión. Otros bromeaban con la idea de «ir a visitar los volcanes» de Nicaragua, una forma irónica de decir que iban a emigrar a Estados Unidos.

Muchos cubanos volaron a través de Panamá para llegar a Nicaragua, y en marzo, cuando el Gobierno panameño dijo que exigiría a los cubanos que viajaran a través del país que obtuvieran un visado de tránsito, una gran multitud de cubanos desesperados asaltó la embajada de Panamá en La Habana.

La creciente escasez de productos básicos es lo que está llevando a muchas personas a abandonar la isla, dijo la profesora de inglés Kailen Rodríguez a CNN en abril, mientras esperaba fuera de la embajada de Panamá para obtener un visado.

«No tenemos la posibilidad de comprar muchas cosas aquí. Allí [fuera de Cuba] podemos comprar todas las cosas», dijo.

Los críticos dicen que la crisis económica y la subsiguiente migración es culpa del Gobierno de Cuba, que luego utiliza la oleada de migrantes para obligar a Estados Unidos a sentarse a la mesa de negociaciones.

«Las tiranías causan migraciones masivas», dijo el senador Marco Rubio (republicano de Florida) en abril. «No es solo un acto hostil, si llega a cierto nivel, se considera un acto de guerra».

Los funcionarios cubanos dicen que el aumento de las sanciones, implementadas bajo la administración del expresidente estadounidense Donald Trump están contribuyendo a la agitación económica en la isla.

«En el caso de Cuba, no es solo la consecuencia de la pandemia, son las consecuencias del reforzamiento de la política de máxima presión económica de EE.UU. hacia Cuba», dijo la viceministra de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal, en una entrevista con CNN el mes pasado.

Estados Unidos y Cuba celebraron en abril sus primeras conversaciones sobre migración en cuatro años, pero no lograron alcanzar un nuevo acuerdo.

Mientras tanto, es probable que miles de migrntes cubanos sigan pagando a organizaciones criminales para que los lleven en el peligroso e incierto viaje a Estados Unidos.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas