InicioActualidadEl aguacate se convierte en otro de los productos inalcanzables para los...

El aguacate se convierte en otro de los productos inalcanzables para los cubanos debido a su alto precio

Es verde e inalcanzable en Cuba, y no precisamente estamos hablando del dólar. Como cada año, por esta época el aguacate regresa a los mercados en la Isla, pero esta vez con un precio que duplica al que tenía el año anterior.

En 2021, un aguacate rondaba los 40 y 50 pesos, pero ahora puede llegar a costar hasta 100, lo cual lo aleja de la mesa de la mayoría de las familias cubanas.

«Esos aguaceros son los que le dan el toque. Aunque antes de eso se pueda encontrar alguna que otra mata que ya está parida, es mejor esperar para comerlos más sabrosos «, expresaba esta semana un carretillero de la capital cubana.

«Pero parece que esta vez las lluvias han sido de oro, porque el aguacate está carísimo «, ironizaba el comprador que finalmente se decidió por «uno que no está para hoy, todavía le falta, pero los maduros cuestan 90 pesos y prefiero pagar diez menos, aunque lo tenga que dejar para mañana o pasado «. Detrás de él, una mujer que preguntaba por el precio esbozó una mueca nada más escuchar la cifra y dio media vuelta con la bolsa vacía.

Aunque en países de clima más frío el aguacate es visto casi como un lujo, la ventaja del clima y la tradición de cultivo en Cuba han hecho que sea tan común como las manzanas en otras geografías.

«El aguacate te salva una comida, pero ahora te la vuelve incosteable», apuntaba otra clienta en el mercado agrícola de 19 y B, un local gestionado fundamentalmente por vendedores privados y que, sus tradicionales altos precios, le han hecho ganarse el apodo de «la boutique «.

«La gente se queja de que está caro, pero todo lo está y en esta época del año hay muy poca lechuga, el tomate ya prácticamente no llega y lo que queda es una buena tajada de aguacate con la comida», detalla. «Yo no puedo hacer más nada porque a mi me llega ya caro hasta aquí, todo ha subido mucho de precio y mover la mercancía desde el campo está costando mucho por la falta de combustible», expresó un comerciante del citado establecimiento.

«Ahorita voy a recoger los aguacates de mis matas y voy a tratar de pagar con ellos, porque ya valen casi como el dólar «, bromea Reinier García. «Y no me quejo, por lo menos a mi familia no le falta el aguacate y con eso podemos salvar las comidas, pero a nosotros lo que más nos cuesta comprar es todo lo otro: el aceite, el jabón y la pasta de dientes».

Fuente14yMedio
Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas