Santeros en Cuba realizan ceremonias y sacrificios de animales para “protegerse” del coronavirus

Una familia santera de la capital cubana llevó a cabo una ceremonia religiosa que incluyó el sacrificio de cuatro palomas blancas y dos gallos, el canto de melodías africanas y el golpear rítmicamente el suelo con un bastón de madera para proteger a Emilia Montoya, una de sus miembros de 79 años, quien a pesar de no tener coronavirus, se encuentra en un rango de edad de alto riesgo.

En la pequeña reunión en su casa de La Habana se apeló a sus antepasados ​​y se honró a Inle, una deidad que representa al médico en la religión Yoruba.

“Le estamos pidiendo estas bendiciones para mantenerla sana”, dijo el sobrino de Montoya, Henry Rodríguez, de 40 años, que encabezó la ceremonia. “Pero esta ceremonia no es solo para nosotros, también es para la salud del mundo”, añadió.

Las grandes ceremonias religiosas, las cuales caracterizan a la santería en la Isla, han quedado atrás por estos días por el riego de propagar el coronavirus. Sin embargo, los devotos, de los cuales hay millones en la Isla, están recurriendo a sus panteones de las deidades Yoruba llamadas Orishas para ganar en fuerza en las ceremonias familiares íntimas o rituales individuales en sus casas.

“Todos los días, cuando me levanto, me paro en la puerta de la casa, miro al cielo y le pido a Dios por el mundo entero, que nos de paz, tranquilidad y que la epidemia se aleje, dijo Montoya.

“Entonces enciendo una vela y rezo a mis Orishas por todo el mundo”, señaló exhibiendo sus gruesos y retorcidos mechones Afro enrollados en un pañuelo blanco, según la vestimenta ordenada para tales ceremonias.

Las redes sociales también se encuentran jugando un papel fundamental para la celebración de las ceremonias religiosas, en gran medida mediante la realización de pequeños rituales simultáneos que se realizan desde el aislamiento personal en los hogares de los santeros.

La llegada del Internet móvil a Cuba, donde la mayoría de los hogares no tienen conexiones “online”, está permitiendo la comunión espiritual en tiempos de autoaislamiento.

Por ejemplo, el pasado 22 de este mes, los devotos de la santería escucharon que debían encender dos velas a una hora precisa y rezar a los Orishas por su protección.

“Que Obatalá (uno de los Orishas principales) nos proteja de la pandemia”, escribió Magdalena Barrera Valdés en un grupo de Facebook para practicantes de santería en todo el mundo con 44.000 seguidores, publicando una foto de sus velas, en la que 76 personas comentaron “ashe”, que es un don de virtud concedido, de poder y suerte en la religión Yoruba.

Más tarde, algunos sacerdotes de la Santería, conocidos como babalawos, imploraron a Iku, el espíritu de la muerte, que frenara las víctimas debido al virus. Los devotos advirtieron unos a otros que se cubrieran la cabeza para protegerse, mientras Iku barría la tierra durante y después de la ceremonia.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


deidades religiosasOrishasreligión yorubasantería