La vedette cubana Niurka Marcos celebra los 7 años de haber coronado Shango

0

La vedette cubana Niurka Marcos está de cumpleaños, no precisamente por su día de nacimiento, sino porque un día como hoy coronó en su cabeza Shangó, uno de los santos guerreros de la religión afrocubana. Para celebrarlo montó una gran fiesta en su casa en México, donde no faltaron los buenos amigos, la música, el baile y las ofrendas para su santo de cabecera.

En las imágenes compartidas en sus redes sociales, se puede ver un hermoso altar donde predomina el rojo, color que caracteriza a este santo. Los atributos y collares de Changó, el cual “coronó” en el año 2013, destacan en las fotografías.

“MAFEREFUN SHANGO. Mi cumpleaños es un éxito total lleno de bendiciones”, escribió junto a la primera imagen que compartió en su cuenta de Instagram.

“Qué bonito quedó mi TRONO. MAFEREFUN mi papá Shangó gracias por todas sus bendiciones todos los días de mi vida y luz para el espíritu de mi EGGUN Francisca OBBATILEMI”, escribió junto a otra imagen de su trono.

Durante la ceremonia que se extendió hasta la noche, Niurka Marcos y sus invitados bailaron al ritmo del sonido de los tambores que pusieron música a la reunión y disfrutaron del folclore afrocubano en honor a Shangó.

Tampoco faltaron los plátanos, fruta que se asocia a este orisha, y los cocos. Con sus velas encendidas, Niurka Marcos quiso celebrar su cumpleaños de Shangó pidiendo “ashe” para que la llenara de bendiciones todos los días.

View this post on Instagram

BAILASSSSSS?!!!!

A post shared by Niurka Marcos. LA AVENTURERA🤣 (@niurka.oficial) on

Según un reportaje de la revista TVyNovelas, Niurka es hija en la Regla de Osha de Oshun y Shangó, santo que coronó en hace más de siete años. De acuerdo a sus propias declaraciones al citado medio, ella decidió “hacerse santo” por su salud y beneficio propio.

Cada 4 de diciembre los cubanos celebran el día de Santa Bárbara, la cual se sincretiza en la isla con el Shangó, uno de los orishas más importantes del panteón Yoruba. Aunque ambas figuras religiosas poseen diferentes representaciones e historia, tienen puntos en común. Sobre todo, en el uso del color rojo como símbolo de la sangre, la energía y la vida.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más