Biden pide unidad en su primer día como presidente electo, pero Trump promete lucha y no dejará la Casa Blanca gentilmente

Joe Biden usó su primer discurso nacional como presidente electo para jurar sanar a una nación profundamente dividida, declarando que era hora de “dejar que esta sombría era de demonización en Estados Unidos comience a terminar” y llegar a los millones de personas que votaron en su contra.

Sus llamados a la reconciliación en una celebración de la victoria el sábado por la noche se produjeron incluso cuando el presidente Donald Trump continuaba argumentando que le habían robado las elecciones, una indicación de que las políticas divisivas que se han apoderado de Estados Unidos durante los últimos cuatro años están lejos de terminar.

También sugirió que incluso cuando Biden busca construir un gobierno durante su transición a la presidencia, el presidente tiene poco interés en ayudarlo a hacerlo.

“Para todos aquellos de ustedes que votaron por el presidente Trump, entiendo la decepción”, dijo Biden durante su acto de celebración en Wilmington, Delaware. “Es hora de dejar de lado la retórica áspera, bajar la temperatura, volver a verse”, enfatizó el presidente electo.

Sin embargo, el presidente Trump ha dejado claro que no admitirá tan fácilmente la derrata y ahora se enfrenta a la diatriba de conceder gentilmente por el bien de la nación o no, y ser desalojado de todos modos.

Después de casi cuatro tortuosos días de conteo que arrojaron una victoria para Biden el sábado, Trump seguía insistiendo en que la carrera no había terminado. Descartó acusaciones infundadas de fraude electoral, prometió una serie de acciones legales y lanzó tuits en mayúsculas insistiendo que “GANÓ ESTA ELECCIÓN, POR MUCHO”.

No se espera que Trump ceda formalmente, según personas cercanas a él, pero es probable que deje la Casa Blanca a regañadientes al final de su mandato. Sus continuos esfuerzos para pintar las elecciones como injustas se consideran tanto un esfuerzo para calmar un ego herido como para mostrarle a su base leal de seguidores que todavía está luchando. Eso podría ser clave para mantenerlos con energía para lo que viene después.

Los aliados sugirieron que si Trump quiere lanzar un imperio mediático en los próximos años, tiene un incentivo para prolongar el drama. Entonces, también, si tiene la intención de mantener la puerta abierta a un posible regreso en 2024, sería solo un año mayor que Biden ahora.

Los hijos adultos de Trump, Donald Jr. y Eric, también instaron a su padre a seguir luchando y desafiaron a los republicanos a apoyarlos.

Sin embargo, otros aliados políticos y funcionarios de la Casa Blanca han presionado a Trump para que cambie de tono y se comprometa con una transición sin problemas. Le han hecho hincapié en que la historia será un juez severo de cualquier acción que tome y que se considere que socava a su sucesor. Y le han aconsejado que pronuncie un discurso en la próxima semana comprometiéndose a apoyar la transición.

En un comunicado el viernes, Trump sugirió que se valdría de todas las vías de la ley para desafiar el resultado de las elecciones. Los aliados lo interpretaron como un reconocimiento a regañadientes del probable resultado.

“Continuaremos con este proceso en todos los aspectos de la ley para garantizar que el pueblo estadounidense tenga confianza en nuestro gobierno”, dijo Trump en el comunicado. “Nunca dejaré de luchar por ti y nuestra nación”, concluía diciendo.

El sábado, la Casa Blanca emitió una escueta declaración en la que decía que el presidente “aceptará los resultados de unas elecciones libres y justas” y que la administración “está siguiendo todos los requisitos legales”.

El siempre frenético período de transición de 10 semanas antes del Día de la Inauguración el 20 de enero ya se ha acortado por el tiempo extra que tomó determinar el ganador de las elecciones del martes.

Se espera que su principal prioridad en la transición sea nombrar rápidamente a un jefe de personal. Biden sugirió durante la campaña que su primera llamada después de ser elegido sería al Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, pero sus asesores no han dicho si los dos han hablado todavía.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestro canal de Telegram:

CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más