martes, septiembre 21, 2021
InicioCuba CuriosaDesmenuzando el hotel desde el Habana Hilton hasta el Habana Libre...

Desmenuzando el hotel desde el Habana Hilton hasta el Habana Libre…

El popular y reconocido Hotel Habana Libre, situado en la capital del país en el Vedado, fue una edificación que se construyó bajo otro nombre, poco antes del triunfo revolucionario. Inicialmente se conocía como Hotel Habana Hilton, siempre ha sido un lugar elegante y en aquella época, era uno de los más elevados de toda la región.

Resulta ser que desde el momento en que triunfa la Revolución, el propietario del Hotel, el señor Hilton y las autoridades del nuevo Gobierno mantuvieron siempre opiniones distintas lo que llevó a que a mediados de 1960 el lugar fuese expropiado y pasado a manos del Gobierno y entonces fue cuando comenzó a conocerse como Habana Libre.

Actualmente, continúa siendo así, es decir, una de las propiedades turísticas más emblemáticas del Vedado, aunque también está vinculada administrativamente con una compañía española. Además, es un tesoro constructivo según los expertos en el tema y es muy concurrido por una clientela bien diversa que viene a disfrutar del servicio y las ofertas que brinda.

Construcción del Hotel Habana Hilton

Durante los años 2014-2015 entre la nación cubana y la norteamericana hubo como una especie de “tregua” bajo el Gobierno del demócrata Barack Obama y entre tantas cosas que se estaban viendo en ese período, estuvo pendiente el tema de las indemnizaciones debido a las propiedades y viviendas que pasaron por un proceso de apropiación cuando triunfó la Revolución en 1959 ya que es de interés de la familia de los antiguos dueños tener un pago por la pérdida de sus propiedades.

Independientemente de quien sea el propietario o de las condiciones que presente, es conocido por todos que hoy en día es una de las edificaciones más bellas que tiene la ciudad.

Por esta razón, creemos que vale la pena recordar cuál es su surgimiento. Los primeros registros que se tienen del hotel son, por supuesto, la adquisición, en el año 53 del siglo pasado, del espacio terrenal en el cual se iba a materializar este edificio. El valor inicial de la materialización no llegaba a los 10 millones de pesos cubanos, dinero que fue extraído de la caja de fondo de pensiones de las personas que se dedicaban al sector gastronómico. Así es como empieza a nacer el proyecto del hotel de la famosa esquina de 23 y L.

A medida que fueron avanzando los años y la construcción, el dinero que respaldaba la construcción fue incrementándose hasta llegar a la cantidad de veintiún millones de pesos cubanos. La materialización del hotel comenzó a los veinticuatro meses después de adquirido el terreno, y no fue hasta el año 1958 que se pudo ver el resultado final cuando se dio por concluido todo el proceso.

Con 572 habitaciones distribuidas en 25 pisos; 532 dobles, 37 Junior suites, 2 senior suites y una suite presidencial, fue el hotel más alto de Cuba

El propietario del hotel, el señor Hilton había tenía un pasado político y había participado en la Primera Guerra Mundial, decidió emprender su vida empresarial y los primeros pasos los dio al lado de su padre.

Tras realizar otras inversiones, los trabajos que estaba haciendo no le estaban rindiendo o necesario por lo cual, no se veía mucho futuro dentro del mundo empresarial. No fue hasta que, en el año 1925, logró materializar su primer trabajo que le dio el empujón y la reputación que necesitaba, que fue el Hotel Dallas Hilton hasta que su vida en este sector comenzó a ir en aumento. Desde ahí, realizó inversiones en proyectos que lo mantuvieron como uno de los mejores empresarios en el sector hasta que finalmente a mediados de los años 40 logró crear Hilton Hotel Corporation, o sea, su propia empresa.

Con los años, como ya se ha mencionado se fue enriqueciendo y fue creciendo como persona y como empresario dentro de este mundo. Mientras que, al mismo tiempo, la isla, estaba emergiendo como un diamante en bruto, en el cual era un muy buen lugar para realizar una inversión. Además, no solo por el factor económico, sino también por el social. Hilton tenía muy buenos contactos en la isla, de hecho, hasta en las autoridades máximas del Gobierno y en la provincia se estaba viviendo una época de glamour, elegancia y lujos de las clases sociales mejor posicionadas. Este era el ambiente perfecto para llegar y poner un establecimiento el cual iba a reportar muchísimas ganancias.

Tras cerrar los contratos pertinentes en La Habana, un grupo de arquitectos y profesionales reconocidos en el gremio se pusieron manos a la obra en este proyecto para que fuese uno de los mejores del país.

El hotel era una pequeña ciudad dentro de la gran de la gran ciudad.

De esta manera se materializó uno de los hoteles más bellos de La Habana. Cuenta con 21 pisos de altura en los cuales se hallan más de seiscientos cuartos. Presenta un mirador de cristal y otro tipo de elementos que lo han convertido en lo que fue en su momento, uno de las mejores instalaciones turísticas de La Habana y, aun así, lo sigue siendo, con todos sus componentes que hacen que su visita sea una agradable experiencia.

Entre tantas atracciones con las que contaba, presentaba un casino para muchísimas personas y una especie de elevador ubicado en la piscina para diferentes eventos en la misma. Igual, esta área de recreación tenía muchos componentes que hacían que te perdieras en ellos y no tuvieras noción del tiempo mientras descansabas allí.

Con varios restaurantes elegantes, tiendas de todas las categorías, hasta una peluquería y barbería, famosas en la capital caribeña. Todos los espacios estaban exquisitamente decorados con piezas de museo, trabajo de orfebrería, cristales y porcelanas de Murano, enorme piscina con sus cabañas listas para amenizar a todos sus huéspedes.

Para la movilidad interna, la edificación contaba con cinco elevadores con una buena velocidad para uso común, mientras que tiene unos cuantos más para cargas pesadas y para las personas que iban y venían de la piscina. Cuenta con más de 100 metros de alto y con un área de ochenta y ocho mil metros cuadrados construidos.

Estas eran algunas de las características del gran proyecto en sus inicios, por supuesto, sin contar de la maravillosa atención por parte de los trabajadores del establecimiento. Así se mantuvo durante unos años. Fue durante la gran crisis que vivió este país, específicamente en el año 1994, que se decidió modificar ciertos aspectos del Hotel, entre ellos, las habitaciones y balcones, los cuales fueron agrandados y reducidos respectivamente, entre otros cambios que se hicieron en función de “actualizar” la instalación.

El hotel era una distinguida pieza de arte que engalanaba el tope de la Rampa, en frente de Radiocentro

Además, que, por el uso de los años, el local ya iba necesitando un mantenimiento, por lo que se invirtieron en ello aproximadamente trescientos mil dólares americanos, para “rejuvenecer” y restaurar el hotel, ya marcado por el uso a través de los años. Una de las cosas que se hicieron fue una obra de la popular Amelia Peláez, que consistió en el famoso mural que se halla a la entrada del lugar que abarca aproximadamente seiscientos setenta metros cuadrados.

Otra de las estructuras que se materializaron fue una creación de la artista Rita Longa, la cual, pasó a ser parte del encanto de este lugar.

Dicha obra se materializó con la idea de acompañar de una forma más dinámica el paso de las horas, ya que cada hora iba a formar parte, junto con la fuente que allí se encontraba de un bello mini-espectáculo para los que estuviesen presentes, donde había incluido música y color.

 

Por otra parte, esta institución (al igual que el Hotel Nacional, aunque no en la misma medida) ha tenido en sus pasillos y habitaciones a grandes personalidades conocidas en el mundo entero como es el caso de Salvador Allende, Cantinflas (Mario Moreno) y Sara Montiel, solo por nombrar algunos ejemplos.

En nuestros días, este hotel es uno de los más visitados en la provincia y de mayor prestigio ya que conserva de cierta forma hasta su trayectoria histórica en el medio. Es una institución para el goce y disfrute de muchos en la cual el buen servicio y la excelente atención al cliente son una de las características del lugar. Normalmente el país tiene una alta oleada de turistas en sus calles y esta es la casa preferida de muchos de ellos.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram