Insurrección en el Capitolio genera preocupación por la seguridad de Joe Biden el próximo 20 de enero

La violenta insurrección en el Capitolio de los Estados Unidos está intensificando el escrutinio sobre la seguridad en la próxima ceremonia de toma de poder del presidente electo Joe Biden, que ya ha sido remodelada por la pandemia y la posibilidad de que el presidente Donald Trump no asista.

Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris prestarán juramento en el frente occidental del Capitolio, uno de los lugares donde una turba violenta dominó a la policía y asaltó el edificio. También escalaron y ocuparon los andamios y las gradas en el lugar destinado para las ceremonias.

Los planes para la inauguración del 20 de enero ya se redujeron debido al coronavirus. Pero el ataque ocurrido hace solo unas horas plantea nuevas preguntas sobre la preparación para el evento que da la bienvenida a la nueva administración después de una amarga elección.

Los líderes del Congreso encargados de coordinar la inauguración insistieron la noche del jueves en que los hechos seguirán adelante. Las fuerzas de seguridad ya han comenzado a tomar precauciones adicionales a raíz del caos del miércoles.

La seguridad alrededor del Capitolio se ha multiplicado en las ultimas horas

Aproximadamente 6.200 miembros de la Guardia Nacional de seis estados (Virginia, Pensilvania, Nueva York, Nueva Jersey, Delaware y Maryland) ayudarán a apoyar a la Policía del Capitolio y otras fuerzas del orden en Washington durante los próximos 30 días. Es posible que se modifiquen los cierres de carreteras del día de la inauguración.

Los equipos también erigieron en los terrenos del Capitolio cercas altas de metal negro diseñadas para ser imposibles de escalar. Anteriormente se han utilizado estructuras similares alrededor de la Casa Blanca y en otras ciudades que enfrentaron manifestaciones prolongadas.

Sin embargo, tales barreras habrían aumentado de todos modos en los próximos días, porque la inauguración es un Evento Nacional Especial de Seguridad supervisado por el Servicio Secreto y decenas de otras agencias federales, incluido el Departamento de Defensa, que ayuda a liderar los esfuerzos antiterroristas asociados con el evento. Ese es el mismo nivel de seguridad que se brinda durante las convenciones de los partidos políticos o cuando un dignatario se encuentra en el Capitolio, pero no durante una sesión normal del Congreso, como cuando los alborotadores violaron el edificio.

Grandes vallas están siendo instaladas alrededor del lugar

“La seguridad de todos los que participan en la 59ª Inauguración Presidencial es de suma importancia. Durante más de un año, el Servicio Secreto de EE. UU., Junto con nuestros socios de NSSE, ha estado trabajando incansablemente para anticipar y prepararse para todas las posibles contingencias en todos los niveles para garantizar un Día de Inauguración seguro y protegido””, dijo el Servicio Secreto en un comunicado el jueves.

Las autoridades tendrán la misma huella militar y civil para manejar una multitud de más de un millón de personas en un evento que se espera que atraiga una fracción de eso debido a las restricciones para combatir el coronavirus, según una persona familiarizada con la planificación de seguridad.

Quienes han trabajado en inauguraciones anteriores dijeron que si bien los eventos de este año se verán diferentes, la tradición de pasar el poder de una administración a otra continuará.

Aproximadamente 6.200 miembros de la Guardia Nacional de seis estados ayudarán a la Policía del Capitolio

No está claro si Trump estará en la toma de posesión de su sucesor. El presidente saliente se ha saltado la juramentación del presidente entrante solo tres veces en la historia de Estados Unidos, y el último en hacerlo fue Andrew Johnson hace 152 años. Trump solo reconoció la próxima transferencia de poder después de que la capital fuera asaltada. El vicepresidente Mike Pence planea asistir a la ceremonia.

El ex presidente Jimmy Carter anunció que no estaría allí, la primera toma de posesión que el hombre de 96 años se perderá desde que él mismo asumió el cargo en 1977. Se ha quedado en casa principalmente en medio de la pandemia. Los ex presidentes Barack Obama, George W. Bush, Bill Clinton ya han confirmado que estarán presentes.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más